Iglesias advierte que Aragón seguirá "permanentemente vigilante"

  • El presidente aragonés insiste en que la solución contra la sequía está en el mar, no en los ríos

El presidente del Gobierno aragonés, el socialista Marcelino Iglesias, advirtió ayer que su Ejecutivo seguirá "permanentemente vigilante" con las aguas del río Ebro ante posibles amenazas de futuros trasvases.

Tras expresar su "satisfacción" después de que se haya derogado el decreto que autorizaba el trasvase de aguas del Ebro a Barcelona, Iglesias indicó que "si en un momento determinado hay otro problema" con las aguas del río, el Gobierno aragonés lo abordará. "Y, hasta ahora, cuando los hemos abordado, los hemos resuelto a favor de Aragón", apostilló.

El presidente aragonés subrayó que "la solución al problema del agua viene por utilizar el agua del mar, que es un recurso inagotable y su utilización no crea problemas entre diferentes cuencas o diferentes comunidades autónomas". En este sentido recalcó que ésa es la solución que Aragón ha planteado con el fin de resolver los problemas de emergencias en el Levante e insistió en que la solución no viene dada por trasvases. Además, indicó que le tranquilizan las declaraciones de la ministra de Medio Ambiente, Elena Espinosa, que, según Iglesias, ha dado por seguro que "no se va a volver a hablar de una obra derogada como es el trasvase del Ebro". El presidente aragonés calificó la jornada de ayer de día de satisfacción y consideró que "la amenaza" de que se pusiera en marcha el trasvase "queda definitivamente aparcada".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios