Interior asegura que ETA veta a los presos los beneficios penitenciarios

  • La comisión internacional de verificación del alto el fuego dice que la banda está comprometida con el cese de la violencia

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, afirmó ayer que ETA es la que no deja a sus presos acogerse a los beneficios penitenciarios del sistema español.

Fernández Díaz, que participó ayer en su primer Consejo informal de Ministros del Interior en Copenhague, apuntó que "el principal enemigo de los presos de ETA es la ETA, que no les deja de forma individual acogerse a los generosísimos beneficios penitenciarios".

El ministro no quiso contestar al lehendakari, Patxi López, que pedirá hoy pasos para los presos en su primer encuentro en Madrid con el presidente Mariano Rajoy.

"La última palabra la tiene el presidente del Gobierno. Yo sólo quiero recordar que nuestra legislación penitenciaria es generosísima", dijo Fernández Díaz.

Al tiempo, los seis miembros del grupo de verificadores internacionales del alto el fuego de ETA aseguraron ayer que, "a través de contactos directos", la banda les ha asegurado que está comprometida con el cese definitivo de su actividad declarado el pasado 20 de octubre. Los integrantes de la Comisión Internacional de Verificación del alto el fuego en el País Vasco" (CIV) mantuvieron en los dos últimos días en Bilbao contactos con políticos y agentes sociales vascos, tras los cuales hicieron ayer público un informe sobre la situación. Se han reunido con representantes de PSE-EE, PNV y la izquierda abertzale, con los cuatro principales sindicatos (UGT, CCOO, ELA, LAB), la patronal Confebask, representantes de la Iglesia y "autoridades" del País Vasco, cuyos nombres no han precisado. No se han reunido con el PP, según confirmaron también a Efe fuentes populares.

En estos encuentros, dicha comisión ha recibido información de que han cesado los asesinatos, atentados, agresiones, amenazas y extorsiones desde que ETA declaró un alto el fuego el 8 de enero de 2011 y anunció el fin definitivo de la violencia el 20 de octubre del pasado año.

La CIV ha opinado que ambas declaraciones "forman parte de un proceso irreversible", de manera que "ETA no tiene intención alguna de cometer u organizar actos de terrorismo o violencia en el futuro". No obstante, ha admitido que ETA sigue siendo una organización "clandestina y armada" y, como tal, sigue cometiendo actos ilegales como la falsificación de documentos y el mantenimiento de arsenales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios