López pide a Rajoy acercar presos de ETA y legalizar la antigua Batasuna

  • El lehendakari se reúne con el presidente del Gobierno, que le deja claro que no tiene intención de cambiar la política penitenciaria.

Comentarios 15

El lehendakari, Patxi López, ha trasladado al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, la necesidad de legalizar la antigua Batasuna y le ha pedido el acercamiento de presos al País Vasco, pero el Ejecutivo ha dejado claro que no ha cambiado su postura ante la política penitenciaria. El nuevo escenario que ha abierto el cese de la violencia de ETA ha centrado buena parte de la primera entrevista de ambos dirigentes desde la llegada de Rajoy a La Moncloa, que se ha desarrollado, según el lehendakari, en un ambiente de "cordialidad y cercanía".

López ha aprovechado para demandar el acercamiento de los presos etarras a las cárceles vascas, una política individual de reinserción y la concesión del tercer grado a los reclusos con enfermedades graves o irreversibles, siempre en base a informes médicos. No se trata de amnistías ni medidas colectivas, ha dicho en rueda de prensa el lehendakari, sino de decisiones que amparan la Constitución, que deja claro, según ha recordado, que el objetivo prioritario de la política penitenciaria es la reinserción.

López ha visto Rajoy "al menos receptivo" respecto a sus propuestas para esta nueva etapa y tiene la sensación de que el presidente del Gobierno asumirá la gestión del fin de la violencia de ETA como un asunto de Estado, aunque ha reconocido que quizá a ritmos diferentes que lo haría un Ejecutivo socialista. En lo fundamental, tal y como han reconocido fuentes de Moncloa, ambos han estado de acuerdo, pero el Gobierno ha subrayado que no ha cambiado la postura que viene defendiendo en materia penitenciaria. Las mismas fuentes también han recordado que la legalización de Batasuna defendida por López es una cuestión que excede a sus competencias.

Tras el encuentro, López se ha mostrado "absolutamente convencido" de que el Gobierno "antes o después acabará aplicando" una política penitenciaria no más flexible, sino la que está dentro de la legalidad, como es la reinserción. Y como esto "no es responsabilidad exclusiva" del recluso, López ha dicho que el Gobierno vasco ayudará a que se abra la puerta a la reinserción de los etarras que rompan con su pasado terrorista e inicien el camino de integración en la democracia.

¿Cómo lo hará?, le han preguntado. López no ha concretado mucho, pero ha dejado claro que "está todo en la ley" y que de ninguna manera su Gobierno ayudará económicamente a los presos ni premiará a quien "no merece ningún premio". En cualquier caso, su intención es trabajar conjuntamente con el Ejecutivo central en "cosas que no tienen que salir a la luz pública" y analizar quiénes pueden verse beneficiados o en qué condiciones, entre otros aspectos. López está dispuesto, incluso, a hacer "pedagogía democrática" para explicar lo que significa la reinserción tal y como aparece recogida en la Constitución española.

Ha resaltado además la necesidad de una política de Estado para asentar el tiempo de libertad y convivencia que se ha abierto en Euskadi tras el cese de la violencia de ETA, una labor en la que cree colaborarán los dos gobiernos. El lehendakari ha expresado a Rajoy la necesidad de legalizar a la antigua Batasuna, presente en muchas instituciones vascas e, incluso, en el Congreso y el Senado. Aunque ha reconocido que no es Rajoy quien puede hacerlo, López ha querido comentar con él la situación "paradójica" que se produce por la presencia de la izquierda abertzale en las instituciones sin tener un partido legalmente reconocido, lo que contribuye a crear una "victimización" de los radicales.

De este modo, ha recordado que la condena del terrorismo no es una condición "legal" para legalizar una formación, ya que ni siquiera viene recogida en la Ley de Partidos. "Las condiciones son las que son, no las que quisiéramos que fueran", ha agregado López antes de señalar que han sido los tribunales quienes han decidido que haya gente de la izquierda abertzale en las instituciones. "Si toda la vida hemos estado pidiendo a ese mundo que abandone la violencia, que corte cualquier ligazón con la violencia y se integren en democracia, ¿por qué les ponemos los muros cuando empiezan a dar pasos?", se ha preguntado el dirigente vasco convencido de que "cuanta más gente se integre en democracia, mayor ser el triunfo de los demócratas".

Sobre los trabajos de los verificadores internacionales del alto el fuego, el lehendakari ha afirmado que su Gobierno no les ha dado "carta de naturaleza" y ha dicho que el cese de la violencia no se ha conseguido una mañana en un palacio en San Sebastián, en alusión a la conferencia de paz celebrada en esa ciudad, sino por "30 años de lucha de muchos resistentes" enfrentados a una banda terrorista.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios