Margallo viaja a Ucrania en plena crisis

Comentarios 1

El ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, viajará el próximo día 9 a Kiev (Ucrania) para relanzar las relaciones bilaterales y para mostrar la solidaridad de España en la crisis ucraniana, en un momento crítico de este conflicto debido al recrudecimiento de los combates en el este del país.

García-Margallo viajará el lunes desde Bruselas -donde asiste al Consejo de Asuntos Exteriores de la Unión Europea- a la capital ucraniana acompañado de una delegación empresarial.

La visita del jefe de la diplomacia española a Ucrania se produce sólo unos días después de las realizadas por el secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry; el presidente francés, Francois Hollande, y la canciller alemana, Angela Merkel.

La agenda de García-Margallo se desarrollará íntegramente el martes, día 10, y comenzará con la inauguración de un Foro Empresarial España-Ucrania en el que participarán importantes empresas de ambos países en sectores estratégicos como el energético, de transporte e infraestructuras. Con ello se pretende dar un impulso a los intercambios comerciales e inversiones entre ambos países, según han informado fuentes diplomáticas.

García-Margallo se reunirá con su homólogo, Pavlo Klimkin, con quien, además de abordar la situación en el este de Ucrania tras los últimos acontecimientos, hará un repaso exhaustivo del estado actual de las relaciones bilaterales entre ambos países. Asimismo está prevista la firma de un acuerdo sobre protección recíproca de información clasificada entre España y Ucrania.

Desde el comienzo del conflicto, España ha defendido firmemente una solución política duradera y definitiva, en base a los acuerdos de paz de Minsk (de septiembre de 2014) y el respeto, en todo caso, de la legalidad internacional y de los principios de soberanía, independencia e integridad territorial de Ucrania.

Los acuerdos de paz de Minsk establecieron que los separatistas prorrusos y las fuerzas ucranianas se comprometían a mantener intactas sus posiciones y a crear una zona de seguridad de 30 kilómetros, de donde debían retirar el armamento pesado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios