Marruecos prosigue la campaña de desmantelamiento de campamentos de inmigrantes en las cercanías de Melilla

Un centenar de inmigrantes fueron detenidos la madrugada del viernes por la Policía marroquí en otra campaña de desmantelamiento de campamentos en las afueras de Nador, en las cercanías de Melilla.

Según informaron ayer a Efe fuentes de ONG de ayuda a inmigrantes en Nador que pidieron no ser identificadas, tres campamentos en bosques situados en Salwán y Zghanghan (al sur de esa ciudad) fueron total o parcialmente desalojados por efectivos de la Policía marroquí, que arrestó a un centenar de personas. Las fuentes explicaron que una parte de los habitantes de estos campamentos son familias que no han participado en asaltos a la valla que rodea Melilla, y algunos intentan integrarse en la sociedad marroquí tras haber participado en el proceso de regularización de inmigrantes que Marruecos efectuó a lo largo del año pasado. De hecho, las fuentes deploraron que entre los arrestados haya mujeres y niños, que ya tienen sus tarjetas de residencia.

Los detenidos de ayer se suman a los más de 1.200 del pasado martes en el monte Gurugú, que fueron confinados en los días siguientes en distintos centros de Marruecos de forma irregular, según han denunciado varias ONG, que sospechan que el país vecino prepara una operación masiva de repatriación a sus respectivos países.

La Iglesia denunció ayer la "escasa voluntad política" para esclarecer lo sucedido hace un año en El Tarajal, cuando al menos 15 migrantes murieron intentando alcanzar a nado esa playa ceutí mientras agentes de la Guardia Civil disparaban pelotas de goma y botes de humo. "No queremos acostumbrarnos", señala la nota firmada por el Secretariado de la Comisión Episcopal de Migraciones, Cáritas y Justicia y Paz, en la que señalan su disconformidad ante "la escasa voluntad política por esclarecer sucesos en los que han perdido su vida seres humanos que escapaban de la violencia o las condiciones de miseria".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios