Mauritania deja en un callejón sin salida a los cooperantes secuestrados

  • El presidente del país africano rechaza el pago de un rescate o un intercambio de presos de Al Qaeda por los dos españoles cautivos desde hace nueve meses

Comentarios 1

El presidente mauritano, Mohamed Uld Abdelaziz, rechazó ayer la idea de pagar un rescate o intercambiar prisioneros con Al Qaeda por los rehenes españoles secuestrados por esta organización, al considerar que supondría financiar el terrorismo o incitar a más secuestros.

"Estamos frente a terroristas que secuestran para obtener dinero", precisó anoche en Nuakchot (capital de Mauritania) durante una videoconferencia en la que respondió a preguntas de ciudadanos y que fue retransmitida por la televisión nacional con motivo del primer aniversario de su investidura.

El jefe de Estado mauritano indicó que su país no está en guerra contra Al Qaeda, sino contra un terrorismo local practicado por elementos procedentes de los países vecinos.

La rama de Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) ha realizado en los últimos años varios ataques contra guarniciones mauritanas, causando 31 muertos, según recordó Abdelaziz, que subrayó que se han formado unidades militares especiales de intervención rápida para hacer frente a esta amenaza.

La banda mantiene secuestrados desde el pasado noviembre a dos cooperantes españoles, Albert Vilalta y Roque Pascual, sobre cuya situación se ha acrecentado la incertidumbre después de que AQMI ejecutara el pasado mes de mes de julio al rehén francés Michel Germaneau, secuestrado en abril en Níger. El líder de AQMI, Abú Musab Abedel Wadoud, declaró en un comunicado que retransmitió a través de la cadena de televisión árabe Al Yazira, que la ejecución de Germaneu era una venganza por la muerte de seis de sus miembros en una operación que los efectivos franceses llevaron a cabo contra una base terrorista en Mali.

Abdelaziz calificó de "injusta" y de "contraria al Islam" la actitud del grupo terrorista de AQMI, que consideró "un combate perdido de antemano".

Para él, Al Qaeda no tiene ninguna razón para atacar Mauritania, puesto que el país no está ocupado por fuerzas extranjeras y no participa en la ocupación de ningún país islámico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios