Órdago para seguir siendo la primera

  • Chacón propone un "nuevo proyecto" y caer en Sevilla no sería óbice para que intentara ser candidata

"Estoy lista para encabezar un proyecto nuevo en el socialismo español". Con estas palabras lanzaba Carme Chacón hace escasamente un mes el órdago de su carrera política y anunciaba su candidatura a la Secretaría General del PSOE.

Con sólo 41 años, Chacón ha querido dar el paso para continuar, si los delegados del Congreso socialista de este fin de semana así lo deciden en Sevilla, una fulgurante carrera política que le ha llevado a ser la primera en muchas cosas. Entre ellas, haber sido la ministra más joven de la historia de España -con 36 años se hizo cargo de la cartera de Vivienda-, o la única mujer que ha dirigido las Fuerzas Armadas.

Después de que en mayo pasado decidiera -algunos dicen que por presiones- renunciar al proceso de primarias que el PSOE abrió para suceder a Zapatero como aspirante a la Presidencia del Gobierno, Chacón ha decidido jugársela a todo o nada dentro de su partido.

Nada está decidido, pero si gana pasará a la historia de España como la primera mujer que dirige uno de los grandes partidos políticos del país. Eso también se juega.

Se juega asimismo la apuesta de un sector del partido que ve en la candidatura de Chacón un nuevo tiempo en el PSOE frente al "más de lo mismo" de Rubalcaba.

Además, la candidata se juega la oportunidad más clara que ha tenido el PSC de hacerse con las riendas de su hermano mayor.

Y si es derrotada, habrá que esperar a ver cómo queda configurado el partido tras su 38º Congreso y a que su nuevo líder ofrezca a la ex ministra algún puesto en la Ejecutiva o en su equipo.

Lo cierto es que Chacón todavía es joven y en más de una ocasión ha dejado claro que su interés no está sólo el partido, porque, tal y como ha recalcado, tiene también proyecto para España. De sus palabras se deduce, por tanto, que una derrota no la amilanaría y que no dudaría en volver a dar la batalla en un hipotético proceso de primarias en el Partido Socialista para elegir al candidato a la Presidencia del Gobierno en los comicios generales de 2015.

Pero si no resulta elegida, nadie se la imagina abandonando la primera línea política.

"Todos vinimos a este partido para cambiar las cosas. Y a eso, a cambiar las cosas, lo llamamos socialismo. Por eso me presento. Yo no me rindo. Soy una inconformista, como lo es el socialismo. No me resigno". Lo dijo en la localidad natal de su padre, Olula del Río (Almería), para presentar su candidatura a la Secretaría General y que resumen la apuesta de una política "testaruda", como ella misma se ha definido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios