El PNV advierte al Gobierno de que la impugnación de Bildu condiciona su apoyo

  • Urkullu cree que la normalización política plena en el País Vasco implica que la coalición esté en las elecciones municipales.

Comentarios 5

El presidente del PNV, Íñigo Urkullu, ha advertido al Gobierno de que la normalización política plena en Euskadi implica que Bildu esté en las elecciones y de no ser así, el PNV actuará en consecuencia y lo tendrá muy presente en su relación con el Gobierno español, en concreto en los Presupuestos de 2012.

En un desayuno informativo, organizado por Nueva Economía Fórum, Urkullu ha vinculado la actuación del Gobierno en torno a la impugnación de la candidatura de Bildu al apoyo presupuestario, y ha dicho que para respaldar los presupuestos de 2012 "habrá que cumplir compromisos adquiridos" y "no se abrirá una carpeta sin haber cerrado la anterior".

No obstante, Urkullu ha dicho que le queda la esperanza de que "aunque sea en el último minuto antes de la jornada electoral", la decisión judicial permita, finalmente, la participación de Bildu en las elecciones.

Urkullu ha pedido al Ejecutivo "altura de miras" y "visión de futuro" y le ha emplazado a que su actuación decida en favor de "un nuevo tiempo", porque de lo contrario el PNV "analizará el desarrollo de los acontecimientos y actuará de manera consecuente en su relación" con el Gobierno español.

El presidente del PNV ha lamentado que el tema del terrorismo se esté utilizando electoralmente y ha dicho desconocer si la ilegalización de las candidaturas de Bildu puede acarrear mayor riesgo de atentados. En opinión de Urkullu, lo que es innegable es que la impugnación acarreará una "sensación de victimismo" y, además, "dará alas a las justificaciones de determinadas actuaciones que se han venido cometiendo".

Asimismo, ha vaticinado que la impugnación supondrá una situación "más desagradable" que la de hace cuatro años, cuando se aplicó "de manera arbitraria la ilegalización de partidos políticos" en relación a las candidaturas de ANV. Ante esta situación, Urkullu ha reiterado que el PNV "analizará los acontecimientos" porque su compromiso en la estabilidad económica y política, está basada en dar un nuevo tiempo y ser audaces con ese nuevo tiempo.

Urkullu ha avanzado que Bildu les ha pedido una reunión, pero no ahora con el anuncio de impugnación de candidaturas, sino "antes del Miércoles Santo". Reunión, ha dicho, que el PNV no tiene ningún problema en materializar, "ni con Sortu, ni con Bildu ni con cualquier sensibilidad política o ideológica".

Ha insistido en que los miembros de la izquierda abertzale, al presentar a Sortu hicieron una "renuncia expresa a la violencia, incluida la de ETA" y los miembros de Bildu han dicho que se comprometen "personalmente y colectivamente" con el ejercicio democrático y la repulsa de la acción violenta.

Ha recordado que existe una ley electoral que permite, en la hipótesis de que hubiera atentados, la posibilidad de ilegalizar incluso a las personas y, por tanto, ha dicho no entender porqué se ha llegado a esta situación.

El dirigente del PNV también se ha referido a las declaraciones del lehendakari Patxi López, quien dijo que la justicia "tenía un papelón" con las listas de Bildu y ha comentado que, en su opinión, el "papelón" lo tiene el propio lehendakari, que "está jugando en la pinza entre el PSOE o Rubalcaba y el PP", y ocupa su cargo "gracias a los votos populares".

Así, Urkullu ha puntualizado que "no sabe si Zapatero pinta algo en esta historia" pero ha recordado que fue Rubalcaba quien defendió que la presentación de Bildu como coalición electoral respondía a una estrategia de ETA.

Urkullu ha apuntado a la "estrecha relación" entre el ministro Alfredo Pérez Rubalcaba y el consejero de Interior del Gobierno vasco, Rodolfo Ares, y ha señalado que precisamente fue la ertzaintza "la primera que presentó los informes en contra de la candidatura de Bildu".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios