El PP "se fía" de Rubalcaba, pero estará "muy vigilante" en la lucha contra ETA

  • De Cospedal avisa de que "la prueba del nueve" serán las próximas municipales

El coordinador de Economía del Partido Popular, Cristóbal Montoro, aseguró ayer que su partido "se fía" del ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, pero advirtió que, en lo que respecta a la política antiterrorista, también ejercerá la labor de control al Gobierno que aplican en otras materias, como la economía. "La tarea del primer partido de la oposición en España tiene que ser ejercer la supervisión y el control del Gobierno. Y también en materia antiterrorista no cabe duda de que lo seguiremos haciendo", resaltó.

Montoro declaró que al terrorismo "se le combate con el Estado de Derecho y no negociando", ya que, en su opinión, "negociar" con terroristas "significa que aceptas las razones por las que esas personas han matado y ultrajado".

Aunque afirma que su partido "se fía" del Ejecutivo y respalda la política antiterrorista que está aplicando, también recordó "los antecedentes de este mismo Gobierno" en la pasada legislatura, y avisó de que el PP estará "atento", pues es primordial impedir que ETA se siente en las instituciones tras las elecciones municipales del próximo año.

ETA y su entorno "necesitan dinero público para financiarse y, en este sentido, nosotros ejercemos la función de control, que es igual que en la política económica", indicó.

No se mostró tan convencida la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, quien afirmó que desconfía de la política penitenciaria que está aplicando el Gobierno de Zapatero, aunque igualmente avisó de que los populares estarán "muy vigilantes" en materia antiterrorista, porque están tomando decisiones relativas al traslado de etarras que no están explicando.

De Cospedal subrayó la misma idea que Montoro, que su partido aún tiene en la "memoria" el proceso de "negociación política" que se abrió con la organización terrorista en la pasada legislatura. Además, admitió la "preocupación que provocaron en el seno de su partido las recientes declaraciones del presidente del Gobierno, en las que aseguraba que "el proceso de paz" fue un "acierto" que "sembró una solución definitiva".

"Nuestro apoyo a la política antiterrorista que Zapatero está llevando a cabo tiene tres condiciones: que sirva para que no se vuelva a negociar con ETA y para que ETA no se vuelva a sentar en las instituciones, que ni la banda terrorista ni ninguno de los acólitos se puedan presentar a las elecciones, y que sirva para derrotar a ETA y para ninguna otra cosa", resumió la secretaria general de los populares, quien además avisó de que "la prueba del nueve" serán las elecciones municipales del próximo año.

Preguntada por si el PP teme que se ponga en peligro su acuerdo con el PSE, en el caso de que el PNV y el Gobierno negocien los Presupuestos Generales del Estado, De Cospedal afirmó que es el PSE quien debe temer ese pacto, pues la ruptura del acuerdo vendría de los socialistas, y eso sería "conocido, público y notorio".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios