El PP advierte que el desplante de UPN le obliga a replantearse la alianza

  • La cúpula del partido considera la situación "de extrema gravedad" y pide a sus socios navarros que recapaciten · "Es irrenunciable garantizar la presencia de nuestro proyecto en todo el país", afirman

El PP considera de "extrema gravedad" que Unión del Pueblo Navarro (UPN) se "desvincule" del Grupo Popular en la votación de Presupuestos Generales del Estado (PGE) que se producirá a finales de octubre en el Congreso, por lo que abrirá un "periodo de reflexión" sobre la colaboración que mantienen ambas formaciones desde hace 17 años. Eso sí, entiende que "todavía hay tiempo para que UPN reconsidere" la abstención que aprobó la noche del viernes su Consejo Político.

Así se recoge en un comunicado difundido ayer por el partido que dirige Mariano Rajoy. La abstención, que respalda la propuesta del presidente del Gobierno navarro, Miguel Sanz, fue respaldada por el 90% de los 180 miembros de la cúpula de UPN, con 163 votos a favor, cinco en contra y 12 abstenciones.

En dicho comunicado, el PP entiende que esa decisión "pone en cuestión 17 años de extraordinaria y fructífera colaboración" entre los dos partidos. "Una relación que ha sido buena para España y para Navarra y que ha forjado incluso sólidas y francas amistades personales", señala. Pese a ello, agrega que el PP ha recibido la decisión del Consejo Político "con respeto y con responsabilidad". "Nos guía como siempre la determinación de hacer lo mejor para el interés de Navarra y de España. Agradecemos la actitud responsable y leal al pacto que han expresado varios dirigentes de UPN".

Dicho esto, los populares recuerdan que la sociedad les demanda, "ahora más que nunca", presentar una enmienda a la totalidad del proyecto de Presupuestos porque, "lejos de ofrecer soluciones a la grave crisis", las cuentas públicas del Gobierno "sólo servirán para agravar los problemas económicos que ya sufren los pequeños empresarios y las familias españolas". Por eso, prosigue, resulta "de extrema gravedad" que UPN se desvincule del PP en "un asunto tan esencial".

A continuación, el PP recuerda ha cumplido "escrupulosamente" con el espíritu y la letra de los acuerdos suscritos con UPN en 1991. Tras asegurar que durante los últimos 17 años UPN ha sido "la casa y la voz del PP en Navarra", desde Génova admiten que les "gustaría" que así continuara siendo en el futuro.

De hecho, el primer partido de la oposición sostiene en los últimos días que no adoptará ninguna decisión sobre la ruptura del pacto hasta comprobar que se consuma la abstención y los parlamentarios de UPN se desmarcan del sentido del voto del Grupo Popular. "Para el PP resulta absolutamente irrenunciable garantizar la presencia de nuestro proyecto político en todo el territorio nacional", reza el comunicado, que concluye recordando que el Comité Ejecutivo convocado para mañana estudiará un informe sobre esta polémica cuestión.

Desde la cúpula de la todavía marca electoral popular en Navarra intentan trasladar un mensaje de calma. Lo dijo Sanz el viernes y lo repitieron ayer varios miembros más. "El pacto no está roto aún y desde luego si se rompe será una decisión de la otra parte". La pelota está en el tejado de Mariano Rajoy.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios