El PP dibuja al presidente una España catastrófica en su vuelta al Senado

  • El PSOE sufre otra derrota en el Congreso, que aprueba suprimir el 25% de altos cargos

Zapatero se reencontró ayer con los senadores en la reapertura de la actividad parlamentaria, donde escuchó muy duras palabras del portavoz del PP, Pío García Escudero, quien le dibujó una imagen catastrófica de la realidad económica.

Y el senador de los populares parecía tener ganas de cantarle las cuarenta al presidente después de las vacaciones de enero; no ahorró adjetivos al lanzarle reproche sobre reproche con el fin de responsabilizarle del mal rumbo de la economía. "Se acabó la fiesta, señor Zapatero", le espetó en referencia a los seis años que el PSOE ha utilizado para "dilapidar", dijo, la "mejor herencia" que nunca recibió un presidente, esto es, la que recibió en 2004 del por ahora único jefe de Gobierno del PP, José María Aznar.

Tras esos seis "años perdidos", según García Escudero, la situación es ahora de "caída libre", con datos "terroríficos" de paro y un Ejecutivo que da bandazos, remarcó, "como pollo sin cabeza" y que tiene en el "desconcierto", la "improvisación", el "caos" y la "torpeza" sus mayores rasgos.

Ninguna de estas descalificaciones pareció sorprender a Rodríguez Zapatero, que se permitió recurrir a la ironía para agradecer al senador su "constructiva" intervención, y luego se apresuró a desmentir una de las principales acusaciones del PP al presidente.

"No diga que improviso", le pidió, porque según recordó Zapatero las medidas anticrisis ya habían sido anunciadas en diciembre, así que dedujo también que el portavoz del PP en el Senado "ni escucha ni lee".

Tan "vacío de ideas" vio a García Escudero que le afeó que utilizara citas de dos socialistas, el comisario europeo Joaquín Almunia y el diputado Joaquín Leguina, para apuntalar sus críticas al Ejecutivo. Finalmente, instó a los del PP a esforzarse más por los "intereses de España" y menos por los suyos.

El Pleno del Senado sirvió además para que la secretaria de Organización del PSOE, Leire Pajín, se estrenara como senadora autonómica por Valencia con una pregunta en la sesión de control.

Pero la frase más destacada de la jornada se produjo en el Congreso, donde el PP dio un paso más en su estrategia de oposición al Gobierno. En un debate sobre la conveniencia de reducir el número de altos cargos, el PP espetó, por boca de su portavoz de Administraciones Públicas, Rafael Merino: "Váyanse, señores socialistas; es la mejor política que pueden hacer". La frase recordó a aquel "váyase, señor González", de José María Aznar en su etapa en la oposición, con Felipe González en la Presidencia.

También en el Congreso se produjo otra de las noticias de la recién inaugurada actividad parlamentaria. El pleno aprobó, pese al voto en contra del PSOE, una proposición no de ley del PP instando al Gobierno a realizar, "con carácter inmediato", una profunda reestructuración que implique la reducción en un 25% del número de altos cargos y de asesores.

Se trata de la decimotercera derrota del PSOE en el pleno del Congreso, producida por la alianza del PP con los nacionalistas de CiU y PNV, los independentistas de ERC y buena parte del Grupo Mixto, incluido la UPyD de Rosa Díez. Los dos diputados de IU e ICV optaron por abstenerse.

Horas antes, el líder del PP, Mariano Rajoy, aseguró que presentará una moción de censura contra Zapatero "si tuviera la mínima oportunidad de ganarla".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios