El PP pretende cerrar en tres semanas la investigación del espionaje en Madrid

  • Los populares hacen valer su mayoría para presidir la comisión que indagará si hubo seguimientos a altos cargos e imponer su calendario · La oposición habla de "tapadera" si no se amplía la duración

La comisión de investigación en torno a la trama de espionaje en la Comunidad de Madrid se constituyó ayer en medio de una bronca política entre el PP y la oposición. Pese a las peticiones del PSOE de Madrid (PSM) e IU para que la Presidencia de dicho organismo recayera en IU, los populares hicieron valer su mayoría absoluta para quedarse con la misma.

En la sesión de constitución de la comisión, la portavoz socialista, Maru Menéndez, propuso dejar la Presidencia en manos del grupo minoritario en "aras a la transparencia y a la claridad de la investigación", como, dijo, se ha hecho en otras ocasiones en el Congreso. En cambio, la vicepresidenta de la Asamblea de Madrid, Cristina Cifuentes (PP), lo rechazó por considerarlo una "voluntad política" y no corresponder con las reglas establecidas por la Junta de Portavoces en esta legislatura.

Así, será el parlamentario del PP Benjamín Martín Vasco el que presida la comisión, formada por nueve miembros (5 del PP, 3 del PSM y 1 de IU). El PP impuso que el organismo se reúna los lunes y los miércoles en sesiones de mañana y tarde, y los viernes sólo de mañana; durará hasta el 28 de febrero, prorrogable un mes más.

El límite temporal de la comisión ha sido otra de las cuestiones que han tensionado la jornada de constitución de la comisión. Si finalmente no se amplía un mes más, la comisión quedaría restringida a tres jornadas de debate y dos mañanas, puesto que la última semana de febrero no es hábil. Por ello, el PSOE e IU pedirán habilitar la última semana de este mes, para que puedan desarrollarse los trabajos, al tiempo que reclaman desde ya que se cuente con el mes de marzo para llamar a los comparecientes.

Para el líder del PSM, Tomás Gómez, es "materialmente imposible" que la comisión finalice en febrero. "Tiene que prolongarse más en el tiempo por el propio calendario establecido", señaló. La portavoz socialista, Maru Menéndez, advirtió de que "si no se flexibilizan los tiempos estaríamos hablando de una comisión tapadera".

Por su parte, la líder de IU en Madrid, Inés Sabanés, dijo que hay "indicadores de que el PP no tiene voluntad de empezar a trabajar con todas las consecuencias", por lo que deseó que el próximo lunes la Mesa comience a calificar las comparecencias y documentos para que el día 13 puedan declarar los primeros comparecientes. Sabanés tachó de "verdadero escándalo político" si el PP utiliza su mayoría absoluta para vetar la declaración de ciertas personas e impedir la prolongación de la comisión.

El portavoz del PP en la Asamblea de Madrid, David Pérez, dijo que los problemas de tiempo son "accesorios sobre el fondo de la cuestión" y subrayó que el PP tiene "la voluntad de contribuir siempre al correcto desarrollo de los trabajos de la comisión", por lo que no pondrá pegas para que se amplíe.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios