El PP pide "mejores" sistemas de vigilancia para "acabar con la inmigración irregular" que llega a Canarias

  • El senador popular por Tenerife insta al Gobierno a que active el Sistema Integrado de Vigilancia Exterior (SIVE)

Comentarios 1

El senador del PP por Tenerife Antonio Alarcó aseguró hoy que la oleada de cayucos en las últimas horas a las islas "evidencian que Canarias y Tenerife, en particular, necesitan más y mejores sistemas de vigilancia para poder acabar con la inmigración irregular", según informó hoy el PP en un comunicado.  

Alarcó quiso recordar que en lo que va de año, las costas han acogido a más de 7.000 inmigrantes a los que hay que sumar los que han llegado en las últimas embarcaciones", y agregó que "más del 50 por ciento de ellos han arribado a la isla de Tenerife". 

Por todo esto, el también portavoz popular en el Cabildo insular, emplazó al Gobierno del PSOE "a cumplir su promesa y que los dispositivos fijos del Sistema Integrado de Vigilancia Exterior (SIVE) estén operativos en Tenerife, La Gomera y El Hierro este año, tal y como anunció recientemente el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba".


Mejorar los sistemas de vigilancia

El senador popular señaló que cuando preguntó en la Cámara Alta por la inversión prevista por el Gobierno de España para mejorar los sistemas de vigilancia de las costas canarias, "el Ejecutivo respondió que aparte de la implantación del Sive en las islas occidentales, se comprometió a poner en marcha dos unidades móviles de vigilancia en el Centro de Mando de Control de Las Palmas y uno en el de Tenerife, que estarán operativos en diciembre de este año". 

"Esperamos -agregó- que estas medidas que anuncia el equipo de Rodríguez Zapatero no caigan en el olvido y gocen de máxima prioridad porque está claro que algo está fallando en los controles de nuestras fronteras, y año tras año seguimos siendo noticia y copando portadas en los medios de comunicación nacional sin que hasta ahora el gobierno del PSOE haya hecho nada por impedirlo". 

Asimismo, Alarcó manifestó que la inmigración "no puede ser entendida como una amenaza, porque quienes se desplazan son las víctimas sociales del fenómeno, al tener que abandonar su hogar, su familia y sus raíces en la confianza de un futuro mejor, pero no es lo mismo una inmigración regular y regulada, capaz de ser absorbida e integrada, que una inmigración tan descontrolada como desasistida, como la que se está produciendo con los cayucos y las pateras". 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios