El PSOE se vuelca en preparar una propuesta alternativa

  • Rubalcaba califica las reformas de Rajoy de "injustas, innecesarias e ineficaces"

El PSOE respaldó ayer la respuesta ciudadana a la reforma laboral y el "clamor social que se transmitió en las calles" y advirtió al Ejecutivo de Mariano Rajoy de que la mayoría absoluta "no es un cheque en blanco" por lo que debería "tomar nota" de lo que la ciudadanía dice.

En rueda de prensa tras la reunión de la Ejecutiva, la vicesecretaria general del PSOE, Elena Valenciano, recalcó que Rajoy ha batido "todos los récords" de contestación social en sólo 50 días de Gobierno y, tras insistir en que en este tiempo han subido los impuestos y abaratado el despido, hizo hincapié en que la reforma se ha hecho sin diálogo.

Valenciano insistió en que el PSOE no sólo rechaza la reforma sino que va a presentar una propuesta alternativa para crear empleo en la que tendrá muy en cuenta el acuerdo de reducción salarial pactado por los agentes sociales, además del programa electoral socialista.

Por su parte, el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, señaló que la reforma laboral no es ni justa ni necesaria ni buena, sino "injusta, innecesaria e ineficaz", porque no ayudará a salir de la crisis, sino que, dado que "abarata mucho el despido", generará más despidos y hará "que todo vaya todavía peor".

Rubalcaba se mostró sorprendido por el discurso de Rajoy en la clausura del Congreso del PP celebrado en Sevilla, porque parece haberse "caído del caballo" y haber descubierto ahora que la crisis es internacional, cuando se pasó la campaña diciendo que "todo era un problema de confianza" y que bastaría con que él llegase al Gobierno para que se resolviesen los problemas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios