Pedraz retira la imputación a Guillermo Zapata por los tuits sobre Irene Villa

  • El magistrado ha tomado esta decisión tras recibir un escrito de Villa en el que dice que los comentarios no han afectado a su persona ni le han causado humillación. El concejal le agradece su "lección de generosidad y dignidad".

Comentarios 12

El juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz ha retirado la imputación al concejal de Ahora Madrid Guillermo Zapata por un delito de humillación a las víctimas del terrorismo por sus tuits sobre Irene Villa, después de que ésta le haya exculpado en un escrito presentado en el juzgado. Pedraz le llamó a declarar como imputado para el próximo 7 de julio a petición de la Fiscalía de la Audiencia Nacional y ese mismo día había citado a Irene Villa como testigo. Sin embargo, Villa optó por enviar una carta al juzgado el 30 de junio para evitar su comparecencia, señalando que los comentarios de Zapata no han afectado a su persona ni le han causado humillación, sino que los considera chistes de humor negro. En el escrito pedía que se la eximiera de comparecer por encontrarse ese día fuera de Madrid y estar de baja por maternidad, con lo que esa declaración "afectaría a su situación anímica y al estado de lactancia".

En la misiva, Irene Villa explica que ha "convivido desde el atentado terrorista con este tipo de humor negro, que he entendido desde mi infancia como una expresión sátira de un grave hecho acaecido, siempre como una expresión de la gran gravedad de los hechos en los que, sin quererlo, me vi implicada y no como una falta de respeto o humillación a mi persona".

Ante esta exculpación, Pedraz ha dictado un auto archivando la querella presentada por la asociación Dignidad y Justicia, al entender que la conducta imputada al concejal del ayuntamiento de Madrid es "del todo imposible incardinarla en precepto penal alguno". El juez entiende por tanto que no ha existido reproche penal tras analizar los requisitos del delito de humillación a las víctimas (que exigen un ánimo directo de desprestigiar o rebajar su dignidad). A su juicio, y a la luz del artículo 578 del Código Penal, los tuits de Zapata no serían constitutivos de una conducta "especialmente perversa, ni se da el dolo específico, ni además se ha humillado a la víctima, como así afirma Doña Irene Villa".

El juez encuadra ese tuit, como lo calificó la propia testigo, como chiste de "humor negro", cuyo ánimo es muy distinto al de desprestigiar o rebajar la dignidad de las víctimas. Pedraz reconoce que este tipo de humor puede causar perplejidad o indignación en un amplio sector social, sobre todo en aquel a quien ha afectado el terrorismo ("como es el caso de la asociación Dignidad y Justicia, que defiende intereses legítimos de víctimas del terrorismo"), pero el legislador no ha contemplado que estos comentarios merezcan reproche penal.

En este sentido, observa que en internet hay miles de chistes idénticos o parecidos desde hace bastante tiempo, sin que conste antecedente alguno de que la Audiencia Nacional haya incoado una causa. "Desde luego", añade, "lo que no puede hacerse es perseguir solo a determinadas personas y no a otras (derecho penal del enemigo), como parece acontecer en este caso", en el que se puntualiza en la querella que Zapata "es concejal del Ayuntamiento de Madrid". De perseguir esta conducta en concreto, "habría que hacerlo respecto de todos los que han publicado 'chistes' similares en las redes sociales e internet y se entraría en una "pendiente resbaladiza", ya que habría que proceder a la búsqueda intensiva en las redes, "para a continuación abrirse las respectivas causas (miles) para cada uno de los autores" Esto llevaría, prosigue el juez, a que cualquier persona o colectivo pudiera denunciar chistes de humor negro sobre determinadas materias que les puedan afectar y que han visto en las redes sociales. Una dinámica, añade, que entraría en colisión con la libertad de expresión, con el principio de intervención mínima y que provocaría un derecho penal del enemigo, "desde luego una amenaza para los principios y garantías del Estado de Derecho", argumenta Pedraz.

El juez llamó a declarar a Zapata después de que la fiscal Blanca Rodríguez pidiera su imputación por considerar que sus tuits generaron "descrédito, menosprecio, humillación" a las víctimas del terrorismo. Concretamente a la víctima de ETA Irene Villa por un tuit que publicó el 31 de enero de 2011 en el que decía: "Han tenido que cerrar el cementerio de las niñas de Alcàsser para que no vaya Irene Villa a por repuestos". Para la fiscal, este comentario era constitutivo de un delito de humillación a las víctimas del terrorismo, penado con hasta dos años de cárcel, por ser "objetivamente vejatorio y humillante para la destinataria víctima del terrorismo, en particular, y en general para todas las víctimas que de una forma u otra lo han sido del terrorismo de la organización terrorista ETA".

Zapata agradece a Irene Villa su "lección de generosidad y dignidad"

Por su parte, Guillermo Zapata ha agradecido a Irene Villa la "lección de generosidad y dignidad" que ha dado al exculparlo de un delito de enaltecimiento del terrorismo por tuits que escribió antes de su etapa política. Zapata se ha pronunciado así en una comparecencia de prensa convocada tras conocerse la decisión del juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz de retirar su imputación por tuits que escribió en 2011 sobre la víctima de ETA Irene Villa, quien ha presentado en el juzgado un escrito en el que exculpa al concejal.

Ha retirado que nunca ha defendido la violencia y ha recalcado que la decisión del juez no modifica su decisión de dejar la responsabilidad del área de Cultura municipal (dimitió de este cargo, y ahora es únicamente concejal-presidente de los distritos de Fuencarral-El Pardo y Villaverde). Sobre la posibilidad de que este caso condicione el resto de mandato del gobierno de Carmena, Zapata ha reconocido que es cierto que este asunto tiene una "dimensión mediática", pero ha apostillado que "el trabajo de la oposición es hacer oposición" y el de los que están en las instituciones es "gobernar".

Zapata ha celebrado el archivo, pero ha reiterado que no tiene intención de volver a asumir de nuevo el área de Cultura porque no considera que esta decisión modifica la que tomó por razones éticas -haber causado dolor por sus comentarios- y no jurídicas. "Eso no cambia por el archivo de una denuncia contra mí", ha apostillado el edil, que cree que esa decisión está "perfectamente tomada". Además de a Villa, a la que considera "una de las voces de las víctimas del terrorismo en España", Zapata ha dado las gracias a su equipo de abogados, a la Alcaldía y al grupo municipal de Ahora Madrid, e incluso a la "solidaridad" que le ha llegado de PSOE, PP y Ciudadanos que "de forma personal" le han expresado su solidaridad con lo sucedido. Por último, ha expresado su agradecimiento a los medios de comunicación y a la ciudadanía "que ha sentido lo que estaba pasando como algo suyo, propio".

A la pregunta sobre comentarios ofensivos que Villa ha recibido tras exculparlo, Zapata ha considerado que no es la persona que "debe opinar sobre cómo se están produciendo", aunque sí ha indicado que le duele pensar que alguien acuse a Irene Villa de ser "cómplice de algo". Zapata ha considerado además que el documento que apuntaba que tendría la condición de portavoz de la Comisión de Cultura de Madrid fue un "error". "No tengo intención de ser portavoz porque sería incongruente con la que decisión que he tomado. Mete ruido", ha indicado al respecto. En un primer momento constaba que yo iba a ser portavoz, pero dijimos, no tiene sentido", ha apostillado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios