Valencia

La Policía sostiene que la carga policial fue "imprescindible"

  • Cosidó asegura que "la Policía Nacional no tiene enemigos" y el PSOE le recrimina que creara "una alarma social".

Comentarios 16

El director general de la Policía, Ignacio Cosidó, ha defendido este jueves que la actuación de los agentes de la Policía Nacional en la protesta del lunes en Valencia fue "absolutamente imprescindible", sin embargo ha reconocido que el jefe superior de la Policía de Valencia, Antonio Moreno, no estuvo "afortunado" cuando se refirió a los manifestantes como "enemigos". Respecto a los mismos hechos, el ministro de Educación, José Ignacio Wert, se ha preguntado si el apoyo del PSOE a las protestas supone ponerse del lado de los violentos.

"La policía tiene la obligación de aguantar todo el tiempo los insultos, pero cuando hay lanzamiento de objetos o un peligro para la seguridad pública, la policía tiene que intervenir", ha asegurado Cosidó en una entrevista en la COPE , en la que además ha remarcado que hubo un punto en que esta actuación de las fuerzas del orden resultó "absolutamente imprescindible".

En este sentido, ha explicado que tras "tres días de manifestaciones ilegales" en las que las fuerzas de seguridad no habían actuado por "prudencia", el día de los altercados había "datos objetivos" que demostraban que entre los manifestantes "había elementos violentos" y que "la intervención era necesaria". 

"Buena prueba de ello es que de los veintitantos detenidos sólo uno es un estudiante de este instituto y que había habido agresiones graves a la policía", ha justificado, para matizar, no obstante, que la investigación abierta por la delegada del Gobierno en Valencia, Paula Sánchez de León, determinara "si ha habido alguna conducta individual". Asimismo, Cosidó ha reconocido que el jefe superior de la Policía de Valencia, Antonio Moreno, "no estuvo en absoluto afortunado" cuando se refirió a los manifestantes como "el enemigo" en la rueda de prensa posterior a los altercados ya que "la Policía Nacional no tiene enemigos".

El director general de la Policía también ha aprovechado para criticar a quienes, a su parecer, están tratando de "magnificar" los incidentes ocurridos en Valencia, los cuales responden, ha aclarado, a una situación de "bastante normalidad". "Es muy fácil juzgar esas intervenciones desde un despacho o desde un escaño, pero hay que contextualizar", ha manifestado.

Refiriéndose también a los enfrentamientos entre Policía y estudiantes en Valencia, el ministro de Educación, José Ignacio Wert, ha expresado su convicción en declaraciones a RNE recogidas por Europa Press este jueves de que "las aguas hay que calmarlas" además de preguntarse si el apoyo del PSOE a las protestas supone ponerse del lado de los violentos.

No obstante, Wert ha advertido de que hay que diferenciar, en este conflicto, entre los estudiantes y aquéllos que no lo son. "Si uno mira detenidos, heridos, etc, una cosa son los estudiantes y otra el desbordamiento por parte de quien son ajenos a esta comunidad", ha advertido el ministro.

De este modo, ha destacado que "cuando ha habido una protesta pacífica no ha habido incidentes" y se ha preguntado si el apoyo del PSOE a estas protestas supone ponerse del lado de quienes han desbordado los cauces legítimos de expresión.

Críticas "inadmisibles" para el PSOE

Desde el PSOE, las críticas de Wert han sido tachadas de "inadmisibles" por la ex ministra de Exteriores y secretaria de Política Social del PSOE, Trinidad Jiménez. La portavoz socialista en el Congreso, Soraya Rodríguez, por su parte, se ha preguntado qué base tiene el ministro de Rajoy para hacer esas declaraciones.

En una entrevista en TVE este jueves, recogida por Europa Press, Jiménez ha recordado que los responsables de las "desmedidas" cargas policiales son los políticos, ya que son los que "ordenan" estas actuaciones y ha asegurado que los socialistas apoyan a los estudiantes cuando defienden, "sin violencia", sus derechos y cuando, al mismo tiempo, son agredidos de forma "excesiva". "¿Pero qué se ha creído? -ha dicho la socialista en referencia al ministro-, ¿hasta dónde son capaces de llegar para tratar de echar la culpa a los demás?. No lo vamos a tolerar bajo ningún concepto. Nosotros estamos al lado de la gente que pide que la educación sea digna y no esté sufriendo recortes de manera permanente y si hay algún hecho violento nosotros somos los primeros que lo vamos a parar", ha subrayado.

Rodríguez, a su vez, ha denunciado que Wert no tiene ninguna base para decir que el PSOE es un partido que está al lado de las manifestaciones ilegales y de los violentos. A lo que ha añadido que esta situación se debe a una "actuación política poco inteligente". Al hilo de esto, ha señalado que acudir a las manifestaciones que consideren necesarias, como la celebrada este miércoles en Valencia en protesta por la represión policial, "no es crispar", sino hacer su labor de oposición. "Es establecer, con respeto y con contundencia lo que nos parece mal", ha defendido.

También desde el PSOE, su secretario de Política Institucional y Autonómica, Antonio Hernando, ha instado a Cosidó a abrir una investigación sobre la actuación policial en estas movilizaciones, en lugar de "justificar la actuación violenta y desproporcionada" de "algunos policías", además de reclamar su comparecencia en la Comisión de Interior del Congreso. Para el dirigente socialista, la posición del director general de la Policía es "irresponsable" y genera "alarma ciudadana" porque "nada crea más alarma social que el que los tienen que proteger a los ciudadanos sean los que les protejan".

Ataques a las sedes del PP

Todas estas voces del PSOE han tenido respuesta desde el grupo popular en el Congreso. Así, el portavoz adjunto del PP en la Cámara Baja, Rafael Hernando, ha acusado este jueves a los socialistas de intentar "capitalizar" las movilizaciones en la calle. El popular ha afirmado que le parece un "gravísimo error" que el PSOE se eche "a la calle", ya que, ha insistido, el primer partido de la oposición debe hacer oposición "en el Parlamento y no en la calle".

Además, el diputado del PP ha asegurado esperar que "el PSOE condene las agresiones a la sede del PP y que esto no sea el principio de lo que sucedió hace años", recordando manifestaciones que se produjeron en 2002 a raíz del hundimiento del Prestige en las costas de Galicia o los "ataques a la sede del PP" antes de las elecciones de 2004.

A este respecto, el ex ministro de Trabajo socialista Valeriano Gómez ha dejado clara su condena a los ataques a sedes del PP en estas protestas, subrayando que esas agresiones "bajo ningún concepto son permisibles en democracia, que es un régimen de opinión y de razón". A raíz también de las críticas del PP, Gómez ha restado importancia a las acusaciones de dirigentes de populares por considerar que es "común" que "siempre" quieran ver a los socialistas detrás de todas las protestas sociales contra él.

El socialista Antonio Hernando también ha aprovechado su comparecencia ante los periodistas para expresar su rechazo a los ataques contra sedes del PP: "A todas las sedes, de todos los partidos y en todo momento", han sido sus palabras cuando se le ha preguntado si condenaba los ataques. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios