El Príncipe insta en Israel a defender la vida por encima de la religión

  • Don Felipe y doña Letizia comienzan su gira por Oriente Próximo con una emotiva visita a Yad Vashem, el museo del Holocausto de Jerusalén.

Comentarios 6

El Príncipe de Asturias subrayó, en su visita al Museo de las víctimas del Holocausto, la importancia que concede España a la necesidad de transmitir a las generaciones futuras el valor de la vida, la libertad y la dignidad del ser humano "sin importar su raza, género, religión o nacionalidad".

El heredero de la Corona española selló con estas palabras, escritas en el libro de honor y rubricadas por la princesa Letizia, el exhaustivo recorrido por las salas de este museo que ambos realizaron en la primera jornada de su visita oficial a Israel, con ocasión del 25 aniversario del establecimiento de relaciones diplomáticas entre ambos países.

Tras señalar que la experiencia les había dejado "profundamente emocionados", reflejó también en estas líneas el "escalofrío de horror" que se siente al rememorar "aquellos días aciagos en que al pueblo judío le fue negado el derecho a existir", así como el "compromiso universal" de España con el "recuerdo imperecedero de los millones de almas judías cruelmente arrancadas".

Con este mensaje, escrito bajo la bóveda del Monumento a los Niños, que recuerda al millón y medio de judíos menores de edad muertos a causa del nazismo, los Príncipes de Asturias completaron un emotivo recorrido de más de una hora en homenaje a las víctimas de aquel negro periodo de la Historia del siglo XX.

Durante su visita al Yad Vashem (Museo en Memoria de los Héroes y Mártires del Holocausto), creado en 1953 en la sierra oeste de Jerusalén, contemplaron con detenimiento impactantes fotografías e imágenes cinematográficas, paneles con mapas ilustrativos y los más variados objetos relacionados con la vida y la muerte de los seis millones de judíos asesinados por los nazis.

Mezclados entre el público -el museo recibe entre 3.000 y 5.000 visitantes diarios-, los Príncipes pudieron ver recreado el horror de los campos de exterminio y quedaron impresionados por la Sala de los Nombres, donde se conservan los datos personales de unos dos millones de víctimas aportados por sus seres queridos, antes de acceder a la denominada Cripta del Recuerdo.

En esta espaciosa sala de piedra y techos bajos, que reproduce un horno crematorio y donde permanentemente arde una llama votiva, el príncipe Felipe, que cubrió su cabeza con una kipá en señal de respeto, y la princesa Letizia fueron recibidos por el cántico Camino a Cesaria, a cargo del coro de voces infantiles Ancor.

Don Felipe fue invitado a avivar la llama y, junto a doña Letizia, depositó una corona de flores ante el túmulo que recuerda a las víctimas de los campos de exterminio, cuyos nombres destacan inscritos en el suelo de la sala, tras lo que el cantor Asher Aynovitz entonó el emotivo Rezo por las almas de los mártires.

Antes de acudir a este simbólico museo, el Príncipe mantuvo una entrevista con el presidente de Israel, Simon Peres, durante la que se interesó por el reciente viaje a Washington de su anfitrión y ambos repasaron el panorama internacional, con un especial énfasis en la situación del norte de África, pero no abordaron directamente el conflicto palestino-israelí, según aseguraron fuentes diplomáticas. 

 La visita de los Príncipes de Asturias a Israel y los territorios palestinos se produce en el  momento de mayor tensión en dos años entre Israel y los milicianos  palestinos en la Franja de Gaza, que en las últimas dos semanas han intensificado sus ataques aéreos y el lanzamiento de cohetes artesanales sobre territorio israelí. 

 Desde el pasado jueves más de 120 cohetes del grupo islamista  radical Hamas han impactado en Israel y 19 palestinos han muerto en  los últimos ataques aéreos israelíes contra la Franja.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios