El Príncipe apoya las reformas democratizadoras en Jordania

  • La princesa Letizia y la reina Rania fueron el blanco favorito de los fotógrafos

El Príncipe de Asturias apoyó ayer con su visita a Jordania el proceso promovido por el rey Abdalá para democratizar en los próximos meses la vida política del país y que tiene en la transición española una de sus referencias, como comprobó en conversaciones con distintas autoridades jordanas.

El heredero de la Corona española y su esposa, la princesa Letizia, que compartieron la noche anterior una cena privada con los reyes de Jordania, se reencontraron ayer con ellos en el almuerzo oficial que ofrecieron en su honor Abdalá II y la reina Rania, al que asistieron casi 70 invitados, entre ellos 18 miembros de la familia real jordana, siete del Gobierno y seis grandes empresarios.

La reina Rania y doña Letizia acapararon la atención de las cámaras mientras intercambiaban unas primeras palabras en su camino hacia la entrada, donde posaron junto a sus esposos antes de saludar allí a los familiares de los reyes.

En el almuerzo, que hizo visible la relación fraternal que une a las familias reales española y jordana -como ocurrió hace ahora cinco años con la visita de Estado de los reyes de España-, Abdalá presidía la mesa junto al príncipe, a su derecha, y la princesa, a su izquierda, mientras que la reina Rania ocupaba su lugar a la derecha de don Felipe.

El príncipe Talal ben Mohamed -primo hermano del rey- y su esposa, la princesa Ghida, fueron los encargados de acompañarles durante el resto de actividades del día, que comenzaron con una visita al Parlamento que preside desde hace unos años Taher Masri, un jordano de origen palestino que fue jefe de Gobierno y también embajador en España.

En las conversaciones con el Príncipe, sus interlocutores jordanos animaron a profundizar la cooperación bilateral en educación, investigación, energía y tratamiento de aguas, y le trasladaron la necesidad de que la UE intensifique sus esfuerzos para desbloquear el conflicto palestino-israelí.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios