El Príncipe anima a israelíes y palestinos a resucitar el diálogo

  • Abbas y Netanyahu muestran al heredero de la Corona su disposición a reanudar las conversaciones de paz que quedaron estancadas en septiembre

El presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abbas, y el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, mostraron ayer al Príncipe de Asturias su disposición a volver cuanto antes a la mesa de negociaciones, siempre que se cumplan las condiciones mínimas necesarias para reanudar el dialogo.

El heredero de la Corona española y su esposa, la princesa Letizia, completaron ayer en Ramala una visita que España considera "histórica" a Israel -con ocasión del 25 aniversario del establecimiento de las relaciones bilaterales- y a los territorios palestinos, donde nunca antes había viajado un miembro de la Familia Real española o de alguna familia real europea.

El mismo día que los reyes de Jordania, Abdalá y Rania, esperaban a los Príncipes para compartir con ellos anoche una cena privada en Ammán, el príncipe Felipe tuvo ocasión de entrevistarse por la mañana en Jerusalén con Netanyahu y se reunió horas más tarde en Ramala con Abbas, que recibió a sus invitados con los máximos honores en la Muqata, la sede presidencial palestina.

En apenas dos horas, Abbas ofreció a los príncipes en la Muqata un intenso programa que incluía una ceremonia de bienvenida y un almuerzo oficial, en el que el príncipe Felipe y el líder palestino pudieron prolongar las conversaciones en inglés que habían mantenido durante su entrevista previa.

La ministra de Asuntos Exteriores, Trinidad Jiménez, presente en la reunión, destacó la importancia de esta visita como "reconocimiento expreso" del apoyo de España al pueblo palestino, con el que mantiene "fuertes lazos", y de su respaldo al fortalecimiento institucional de la ANP, de la que es el segundo país donante de la UE.

Tanto la entrevista, "extraordinariamente cordial", del príncipe con Abbas como su reunión con Netanyahu permitieron abordar las revueltas en el mundo árabe, los últimos acontecimientos en Oriente Próximo y las posibilidades de reanudar el diálogo palestino-israelí, punto en el que ambas partes valoran el papel constructivo de España, dispuesta siempre a favorecer el acercamiento de posiciones.

En un momento de escalada de la violencia entre Israel y Hamas en Gaza, y en el que las negociaciones de paz se mantienen congeladas desde septiembre, el príncipe llamó a israelíes y palestinos a la rápida reanudación del proceso de paz. "No cabe dejarse llevar por el desaliento. Abogamos por una pronta reanudación de los esfuerzos negociadores que conduzcan a una solución aceptable para todos", dijo el príncipe.

En las conversaciones con sus dos interlocutores, el heredero de la Corona pudo comprobar que Abbas y Netanyahu desean discutir los parámetros que pueden conducir a un eventual acuerdo de paz. Sin embargo, no van a volver a la mesa de negociaciones hasta que se den unas condiciones mínimas, que en el caso palestino tienen mucho que ver con su petición de una nueva moratoria para impedir la construcción de más asentamientos de colonos israelíes. Este asunto no fue tratado en la entrevista con Netanyahu, quien tampoco condicionó la reapertura del diálogo a ninguna exigencia concreta.

El jefe del Gobierno israelí no habló con el Príncipe sobre una posible desmilitarización parcial de los territorios ocupados para afrontar un eventual reconocimiento del Estado palestino por parte de determinados países, el próximo septiembre.

España ya ha dejado claro a ambas partes que adoptará su decisión en el marco de la UE, si bien trabaja en favor de un reconocimiento efectivo del Estado palestino y comparte con muchos de sus socios europeos la necesidad de buscar un acuerdo para consolidar este objetivo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios