Pujol evita responder a las preguntas sobre su fortuna y defiende su gestión

  • El ex presidente catalán, que asegura que Artur Mas no sabía nada, se limita a leer una breve declaración en su comparecencia en el Parlamento. También declaran su mujer y su primogénito.

Comentarios 21

El ex presidente catalán Jordi Pujol y su esposa Marta Ferrusola se han negado a aclarar más dudas sobre su fortuna oculta y han desdeñado el papel de la comisión del Parlamento catalán, al entender que se basa solo en "insinuaciones" y en el "dicen, dicen, dicen". El matrimonio Pujol y su primogénito Jordi Pujol Ferrusola, imputados por fraude fiscal y blanqueo por la juez que investiga el origen de los fondos ocultos en el extranjero, han comparecido ante la comisión de investigación del Parlamento que se creó precisamente para averiguar el origen de esos fondos.

El ex presidente, que hace cinco meses declaró ante la comisión de Asuntos Institucionales del Parlamento en relación con el caso, ha evitado aclarar las dudas que los diputados le han formulado sobre el origen del dinero y, tras anunciar que no iba a contestar preguntas, se ha limitado a defender su gestión al frente de la Generalitat y a negar que sus fondos procedan de la corrupción. Pujol ha iniciado su intervención con un breve comunicado en el que ha pedido disculpas por la "crispación" con que, ha admitido, intervino en su comparecencia de hace cinco meses en el Parlamento y se ha remitido a lo que declaró en su carta de confesión, en la cámara catalana y ante la juez: que la fortuna oculta procede de un legado de su padre Florenci.

Tras proclamar que "la rumorología y las pruebas manipuladas y fabricadas" sobre su caso "no tienen fundamento", Jordi Pujol ha anunciado que se negaría a contestar las preguntas sobre el asunto, pero apenas ha podido resistir al primer envite del diputado de ERC Oriol Amorós. Pujol, que ha dicho estar "muy tranquilo" sobre sus 23 años de gobierno al frente de la Generalitat, se ha revuelto algo airado cuando Amorós le acusaba de haber pactado en el pasado con PSOE y PP el silencio sobre sus presuntas irregularidades y, ante los ejemplos que el diputado esgrimía, ha respondido con visible enfado: "¿En qué se basa para decir eso?", "eso es una afirmación gratuita e injuriosa".

La comparecencia ha ido derivando en un agrio enfrentamiento con la oposición hasta que, a punto de comenzarse la segunda ronda de intervenciones, el ex presidente catalán se ha quejado de que la comisión de investigación se basaba solo en el "dicen, dicen, dicen" y ha avisado que se negaría a seguir respondiendo: "Esto no es serio". "No me quitaré los audífonos para no oírlos, pero me parece que esto no corresponde", ha añadido el ex presidente catalán, con una sonrisa socarrona. El ex presidente de la Generalitat ha defendido la legalidad de las inversiones de su hijo Jordi Pujol Ferrusola en el extranjero -"no es delito", ha recalcado- y, al ser preguntado sobre si no le chocaba el alto tren de vida de sus vástagos, se ha limitado a apuntar: "Yo podía hacer advertencias a mis hijos, pero nada más".

Más contundente ha sido la defensa que ha hecho Marta Ferrusola de sus siete hijos, de los que ha dicho que se siente "muy orgullosa", que no recibieron un trato de favor en sus negocios por el cargo de su padre y que "van con una mano detrás y otra delante". Ferrusola, que ha comparecido durante una hora, ha manifestado que se acogía a su derecho a no responder -como ya hizo en su declaración como imputada ante la juez-, pero ha acabado rompiendo su silencio en algunas ocasiones, casi siempre con monosílabos, para negar cualquier procedencia ilícita del dinero de su familia.

Tras negar que haya viajado frecuentemente a Andorra escoltada por los Mossos d'Esquadra -como afirmó un coronel de la Guardia Civil en la comisión de investigación-, Ferrusola no ha escondido lo molesta que se sentía por las preguntas sobre su patrimonio y la "pena" que le produce esta situación: "Cataluña no se merece una cosa así", ha sentenciado.

Por su parte, Jordi Pujol Ferrusola se ha explayado para defender que su capital proviene de su trabajo como "dinamizador económico" en múltiples negocios de distintos sectores, pero apenas ha dado detalles sobre cómo gestionó los fondos ocultos en Andorra, alegando que debe reservarlos para la juez, que le ha citado como imputado para el próximo 26 de marzo. El primogénito de los Pujol ha insistido en que nunca ha operado desde paraísos fiscales, ni cobrado comisiones de la administración pública y, en todo caso, ha apuntado que es el banco en que guardaba su dinero -que ahora le ha expulsada como cliente- el que ha hecho movimientos con su dinero para sacarle mayor rendimiento.

En su comparecencia, Jordi Pujol Ferrusola ha ironizado con que se "parece mucho" a los diputados del Parlamento, que son especialistas en muchos asuntos y participan en comisiones de lo más variopinto, sin que nadie les "ponga en duda". Entre esos reproches velados a los diputados, Pujol Ferrusola ha destacado el reciente fichaje de la ex diputada del PSC Laia Bonet por parte de Aguas Ter-Llobregat, "por su buena relación con la administración, no porque sea una gran técnica del agua".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios