Rajoy exige a Zapatero "que rectifique a fondo o convoque elecciones"

  • El presidente del Partido Popular dice que "no es España la que inspira desconfianza, sino su Gobierno", mientras el resto de la oposición pide "hechos" y reformas, aunque sean impopulares.

Comentarios 42

El presidente del PP, Mariano Rajoy, puso condiciones al pacto propuesto por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero durante el debate monográfico en el Congreso sobre la situación económica. Para el líder de la oposición habría que dejar sin efecto las subidas de impuestos y deberían disminuir un 25 por ciento el número de altos cargos, entre otras cosas, para poder llegar a un entendimiento con su formación. Rajoy señaló que estas condiciones se deben a que el Ejecutivo rechazó hasta "seis veces" las ofertas del PP.

Rajoy puso a Zapatero una serie de condiciones para que este recupere la credibilidad: que anuncie que deja sin efectos las subidas de impuestos; que se pone en marcha la decisión de no exigir el pago de IVA hasta que la factura esté cobrada; que esté dispuesto a acometer más reducción del gasto público del que ha anunciado y lo cifró en 10.000 millones el gasto de funcionamiento del Estado para este año.

Además, añadió la propuesta de disminuir en un 25 por ciento el número de altos cargos aprobada por el Parlamento "esta misma semana por mayoría" y le reclamó también que Zapatero anuncie "aquí y ahora" que va a modificar "de forma inmediata la Ley General presupuestaria para establecer techos de gasto y límites de endeudamiento a todas las administraciones públicas". "Vuelva a la Ley de Estabilidad presupuestaria", exclamó.

Durante su intervención, Rajoy censuró que Zapatero acudiera a la Cámara Baja a decir "lo de siempre", es decir que la recuperación económica es "inminente" y que la creación de empleo está al "alcance de la mano". Sin embargo, preguntó al jefe del Ejecutivo de qué "presume" cuando en este momento hay más de cuatro millones de parados y un millón de familias con todos sus miembros en situación de desempleo. A su entender, "lo más grave" es la "pérdida de confianza" en la forma de actuar de Rodríguez Zapatero porque "no dice la verdad", "niega la realidad con afán de engañar", "no hace nada de lo que debe hacer" y se dedica a hacer "anuncios". 

Rajoy recalcó que, durante su mandato, a Zapatero en "ningún momento" le ha faltado el apoyo de una mayoría parlamentaria en la Cámara Baja y que "ha podido gobernar como ha querido". "Y por lo tanto, es usted el único responsable de la actual situación", exclamó. Y respondió a la oferta de acuerdo lanzada por Zapatero en el Pleno recordando el PP le ha ofrecido hasta seis veces la posibilidad de ponerse de acuerdo para combatir la crisis y lo ha rechazado en esas seis ocasiones. Es más, señaló que el pasado 30 de diciembre el propio presidente del Gobierno se escudó en las "diferencias ideológicas" que mantiene con el PP para rechazar cualquier acuerdo. "Ha aducido usted que nos separan diferencias ideológicas de fondo. Lo que nos separa de verdad son las diferentes actitudes ante la realidad", proclamó.

CiU pide “hechos”

Por su parte, el portavoz de CiU en el Congreso de los Diputados, Josep Antoni Duran i Lleida, afirmó en relación a la propuesta de acuerdos económicos que "se necesitan hechos, no palabras". En declaraciones a los medios en los pasillos de la Cámara Baja, Durán i Lleida recordó que "Zapatero habló en alguna ocasión sobre mesas de pactos sobre reformas estructurales que nunca se formalizaron". "La situación es distinta y esperamos que el Gobierno sea consciente de que siendo distinta la situación también tiene que ser distinta su decisión de actuación", añadió para sentenciar: "Necesitamos hechos, no palabras". Con todo, Durán i Lleida valoró la buena voluntad mostrada por el jefe del Ejecutivo y recordó que "ésta es la primera vez que llega a hacer una alusión al tema del Pacto de Estado", por lo que, dijo, "hay que darle un margen de confianza".

El PNV pide reformas “duras e impopulares”

Desde el PNV, por medio de su portavoz en el Congreso, Josu Erkoreka, urgieron al presidente del Gobierno a acometer reformas estructurales "duras e impopulares" destinadas a impedir que el riesgo de quiebra de Grecia se traslade a España. "La economía española no va a salir airosa de la crisis si no se acometen las reformas pendientes e implementan las medidas de contención del gasto. Duras, también, tan impopulares como las griegas, pero ten necesarias como ellas", esgrimió Erkoreka. Así pues, el representante peneuveista reprochó a Zapatero que despreciara las recomendaciones desde el mundo académico y las instituciones financieras, como el Banco de España y el FMI, que advertían de la necesidad de reformas el mercado laboral, en el sistema de pensiones y en la estructura del gasto público, entre otras. Con todo, Erkoreka cuestionó el liderazgo del presidente para afrontar dichas medidas para salir de la crisis, y le acusó de "vacilar" entre 'abrir los ojos' o seguir con los ojos cerrados.

Las minorías piden atención

Por último, los grupos de la izquierda parlamentaria y del Grupo Mixto reprocharon a Zapatero que plantee una serie de reformas que suponen una "cirugía de guerra sin anestesia", con un plan de austeridad que, tal y como se plantea, compromete la recuperación, y con medidas "de derechas" en materia laboral y de pensiones, y le exigieron que "corrija el rumbo" y que preste atención a otras voces. "Si no escucha, no pacta", incidió el portavoz de ERC en el Congreso, Joan Ridao, quien acusó al presidente del Gobierno de estar "sumergido en ese líquido amniótico que es la resignación autocomplaciente", de estar "agazapado" y de "no escuchar", para luego tomar las decisiones, en lugar de en el Parlamento, hacerlo "en el coto de Doñana o en la soledad matutina de sesiones de jogging en Moncloa".

El diputado de IU, Gaspar Llamazares, señaló que aunque este debate no es una moción de confianza ni de censura, "no es un debate más", y reprochó a Zapatero que después del 'Plan E' traiga al Congreso un "plan C" en el que traspasa todas las "líneas rojas" en materia de reforma laboral, de pensiones y gasto público con un "giro a la derecha", con propuestas de "cirugía de guerra" para lograr el respaldo de CiU pero que no "convencen" al resto de la Cámara.

Por su parte, la diputada de UpyD en la Cámara Baja, Rosa Díez, pidió a Zapatero que convoque elecciones anticipadas al alertar de que "se han perdido dos años" para tratar de salir de la crisis. "Los españoles tienen derecho a salir de la crisis y a pedir a un Gobierno que se comprometa, se anticipe a los problemas y deje de echar la culpa a los demás", sentenció, antes de calificar de "más propio de un tecnócrata" el discurso del presidente.

El representante del BNG, Francisco Jorquera, reprochó al Gobierno que ha bastado un mes "de pánico" y que Bruselas haya "apretado" las tuercas al Gobierno socialista para que haya "rectificado" en sus medidas, aunque lamentó que el Ejecutivo haya optado por una reducción del gasto público que equivaldrá a "quitar la gasolina" a la economía, y le pidió que actúe contra los "especuladores". Asimismo, le reclamó que "reconsidere" la subida del IVA.

"Las circunstancias son graves, gravísimas", comenzó diciendo la portavoz de Coalición Canaria (CC), Ana Oramas, antes de añadir que España "no es Grecia, pero está en el furgón de cola de la recuperación". Por útlimo, el representante de UPN, Carlos Salvador, incidió en que si no hay acuerdo sobre el diagnóstico de la situación va a ser imposible alcanzar un pacto para la salida, mientras la diputada de Nafarroa Bai, Uxue Barkos, señaló que frente a la crisis es necesario un Pacto para el cambio del "modelo productivo" en un momento en que en la calle "hace frío" por la destrucción de empleo y que hay que hacer frente al "cáncer" de la economía española, que es el sistema financiero español.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios