Rajoy sí brinda "pleno apoyo" a Camps, que niega tratos con la red de Correa

  • El respaldo sin fisuras del líder del PP a un "político honrado en estado de indefensión" contrasta con su negativa a poner la mano en el fuego por Aguirre · Camps denuncia que "buscan la división del PP"

Comentarios 1

El presidente de la Comunidad Valenciana, Francisco Camps, negó ayer cualquier tipo de vinculación con el caso Gurtel, que instruye el juez Baltasar Garzón, y anunció acciones legales para defender su honor y el del PP. En respuesta a unas informaciones periodísticas que apuntarían a que Camps habría aceptado el pago de unos trajes por valor de 30.000 euros por parte de unas de las imputadas en la trama de corrupción, Camps aseguró que las sucesivas informaciones publicadas sobre cargos del PP que proceden de filtraciones de ese sumario parecen un "proceso contra todo un partido político. Como tal, así lo asumo, y desmintiendo como hice en su momento totalmente esta misma información".

Según consta en el escrito que la Fiscalía presentó el pasado miércoles a Garzón pidiéndole que se inhibiera de esa investigación en favor de los Tribunales Superiores de Justicia competentes porque habría cargos del PP (aforados) implicados en esa trama, y que se filtró a un diario, Camps estaría implicado en la trama junto con tres diputados de la Comunidad de Madrid.

En una declaración que leyó en el Palacio de la Generalitat, flanqueado por todo su Gobierno y por la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, se comprometió a pedir a todos los empresarios con los que ha tenido relación que testifiquen para explicar "si alguna vez insinué algún tipo de contraprestación".

El presidente valenciano explicó que si las acusaciones siguen su curso pedirá a todos los funcionarios que han trabajado con él en toda su trayectoria -ostentó cargos de importancia durante los gobiernos de Aznar- que "puedan decir claramente si alguna vez he pedido alguna decisión al albur de cualquier circunstancia".

Camps, sin apuntar a ninguna institución en concreto, aseguró que "desde el primer momento -en el que se destapó la trama de corrupción- se ha buscado la división del partido, la incertidumbre y del ataque entre nosotros".

Unas horas más tarde, en un mitin en La Coruña, en plena campaña gallega, el líder del PP, Mariano Rajoy, salió en defensa de Camps al definirle como "un dirigente ejemplar que cuenta con el pleno apoyo del PP". Una defensa que contrasta con la que hizo de la presidenta madrileña, Esperanza Aguirre, al rehusar "poner la mano en el fuego" por ella en un programa de televisión. Tras señalar que Camps es "un extraordinario dirigente y un político honrado", Rajoy remarcó que "está pasando ahora por un momento de indefensión porque no se sabe si le acusa de algo".

El vicesecretario de Comunicación del PP, Esteban González Pons, acusó a la Fiscalía de las filtraciones del sumario del caso y anunció una denuncia. Mientras, la secretaria de Política Institucional y Autonómica del PSOE, Mar Moreno, señaló que "son demasiadas evidencias las que indican que algo irregular" ha pasado en el PP.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios