Rajoy fuerza la dimisión del alcalde de Boadilla por la red de corrupción

  • El PP obliga al regidor del municipio madrileño a dejar el cargo después de que éste contradijera a su jefe de filas, que había anunciado su dimisión · El primer edil se desvincula de la trama investigada por Garzón

Comentarios 2

A Mariano Rajoy no paran de crecerle los problemas. A la trama del supuesto espionaje a altos cargos en la Comunidad de Madrid se le suma ahora una presunta red de corrupción en municipios en manos del PP que podría salpicar a algunos miembros del partido en dicha región y en Valencia. Uno de los señalados es el alcalde de la localidad madrileña de Boadilla del Monte, Arturo González Panero.

El regidor madrileño mantuvo un pulso de nueve horas con la dirección nacional del PP, que acabó perdiendo. González Panero se resistía a dimitir pero acabó por hacerlo, según anunció más tarde el número dos del PP de Madrid, Francisco Granados. A la marcha de González Panero se sumó la de su número dos en el consistorio, María Jesús Díaz.

Todo comenzó a mediodía, cuando tras un fin de semana de mutismo, el líder del PP compareció finalmente en la sede de su partido para, entre otras cosas, anunciar que González Panero, a pesar de declararse inocente, había puesto su cargo a disposición del PP y que su dimisión había sido aceptada.

Sin embargo, poco después, el propio González Panero contradecía a Rajoy en un claro desafío a su autoridad. El regidor del municipio madrileño defendió su inocencia en una rueda de prensa tras acudir voluntariamente ante Garzón, y negó que hubiera puesto su cargo a disposición de la dirección del PP y que fuera a dimitir.

A primera hora, González Panero se presentó ante el magistrado para pedirle que le llamara a declarar "cuanto antes". Sin embargo, Garzón, con el que se reunió durante unos minutos, le confirmó que la causa es secreta, y que, de momento, no tiene intención de interrogarle. A su salida, el alcalde aseguró que no se encontraba imputado en la investigación, y aclaró que su consistorio tuvo relación puntual con tres de las empresas de Correa. "La documentación aportada por el Ayuntamiento sobre estas adjudicaciones es totalmente transparente", añadió. Aclaró, además, que rompió su relación con Correa en 2004. "Desde ese año no tengo ningún trato", indicó.

Horas más tarde, comparecía en el Ayuntamiento para reiterar que no había presentado su dimisión, como avanzó Rajoy, y que no pensaba hacerlo mientras no fuera imputado. Arropado por 14 de sus ediles aseguró que "no voy a poner el cargo a disposición de mi partido". Sobre lo manifestado por Rajoy en el sentido de que había presentado su dimisión replicó que "no me voy a convertir en cabeza de turco de nadie". El alcalde de Boadilla se llegó a preguntar "por qué tengo que dimitir, si ni siquiera he sido citado como imputado".

Horas antes de las declaraciones del propio Panero, Rajoy anunciaba que éste dejaría su cargo. "Esta misma mañana el alcalde de Boadilla, para no hacer daño a su partido y declarándose inocente, ha puesto su cargo a disposición del PP de Madrid", dijo Rajoy, que añadió que ésta había sido aceptada, y que, por lo tanto, "dejará de ser alcalde de la localidad".

Ante las palabras del alcalde, que se negaba a dimitir, la dirección del PP daba su versión de los hechos. Así, la cúpula del PP explicó que el regidor madrileño se entrevistó con Granados, ante el que se comprometió a dejar su cargo. El anuncio, concretaban, se produciría tras declarar ante Garzón. Lo que sólo sucedió nueve horas después de que Rajoy lo anunciara.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios