Debate del estado de la Nación

Rajoy: "La gran medida social de la legislatura ha sido no pedir el rescate"

  • El presidente anuncia reducciones de cotizaciones en los nuevos contratos indefinidos, la extensión del cheque familiar o la ley de segunda oportunidad.

Comentarios 84

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha asegurado este martes que "la gran medida social de la legislatura" ha sido que el Ejecutivo no pidiera el rescate que muchos le reclamaban. Rajoy ha hecho esta consideración en su intervención inicial en el Debate sobe el estado de la Nación, en el que ha recalcado que el rescate es "implacable" y que gracias a no haberlo pedido se han podido fijar líneas rojas que no se han sobrepasado. El presidente del Gobierno ha asegurado que el debate que se celebra en el Congreso es el de una nación "que ha salido de la pesadilla y se ha rescatado a sí misma". "No necesito traer promesas ni alentar esperanzas" porque "disponemos de algo mejor, que son hechos sólidos", ha dicho el jefe del Ejecutivo tras asegurar que la situación económica y del empleo se ha invertido en los tres años de legislatura. Todo esto lo ha comentado en una intervención en la que ha adelantado diferentes nuevas medidas centradas en lo social, como reducciones de cotizaciones en los nuevos contratos indefinidos, la extensión del cheque familiar o la ley de segunda oportunidad.

Rajoy ha subrayado que hace sólo tres años el Gobierno tuvo que dar la batalla frente a los que demandaban que España pidiera un rescate a la UE, algo que ha explicado que habría tenido unas penosas consecuencias económicas y sociales. Para el jefe del Ejecutivo, España ha pagado un precio muy alto para recordar principios elementales que "nunca deberían volver a olvidarse", entre ellos que no se gasta lo que no se tiene, que no hay que vivir de prestado y que hay que contar con mucho tino lo que se pide prestado, al tiempo que ha recalcado que ya "se ha invertido la situación".

El presidente del Gobierno ha vaticinado que "la economía española creará un millón de empleos netos entre 2014 y 2015". Así lo ha asegurado, siempre que el "crecimiento sostenido y estable" emprendido por su Ejecutivo no se altere. "Si no torcemos el rumbo se puede mantener y acelerar", ha añadido. El presidente del Gobierno ha asegurado que "los españoles han gastado en pagar el desempleo bastante más dinero que el que se gasta en cualquier ministerio". Rajoy ha recordado que su gabinete ha impulsado esta legislatura las medidas para ayudar al parado de larga duración y se ha comprometido a impulsarlas hasta que el paro baje del 20%. El jefe del Ejecutivo ha dichoque se negó a salir de la crisis a expensas de los pensionistas, los parados y la caja de la Seguridad Social. De esta forma, ha reiterado que el Gobierno ha sido prudente en las declaraciones y sólido en las propuestas. Ante todo esto, ha adelantado que "ha llegado el momento de aliviar la situación de la clase media", que durante la crisis ha hecho muchos "esfuerzos" y "a la que España debe mucho". Por ello, las nuevas medidas que anunciará el Gobierno "irán en esa dirección", ha dicho el presidente."Lo más importante no es que hayamos empezado a la salir de la crisis, y sí que en ese proceso no se ha roto la cohesión social", ha dicho Rajoy, que ha destacado el "esfuerzo y la solidaridad" que ha demostrado la sociedad española durante la crisis, y durante la que el Gobierno ha intentado ser equitativo en los costes de esta recesión.

El jefe del Ejecutivo ha pronosticado que la economía española crecerá el 2,4% en 2015, cuatro décimas por encima de lo previsto anteriormente. Rajoy ha destacado que esta predicción no es producto del "voluntarismo", sino todo lo contrario, "porque son numerosos los analistas que dicen que probablemente se superará esa cifra. El presidente ha incidido en que los antecedentes demuestran que "con el trabajo de todos", la realidad puede superar las expectativas oficiales, "como ya ocurrió en 2013 y 2014". Asimismo, ha destacado que las bases están construidas y que la economía española ya no se basa en el endeudamiento, sino en la confianza y en la competitividad. 

Tras destacar la situación de mejoría, ha empezado a enumerar las medidas "sociales" que pretende ir aprobando en los próximos meses. La primera de ellas es una tarifa reducida para los nuevos contratos indefinidos. Ha dicho que los primeros 500 euros del salario estarán exentos de cotizar a la Seguridad Social. Esta medida se adoptará una vez que finalice la vigencia de la tarifa plana para contratación.

Ha anunciado también que extenderá las exenciones fiscales para familias contempladas en la reforma fiscal a las monoparentales con dos hijos, con objetivo de que el número de beneficiarios final de esta iniciativa supere el millón de ciudadanos. Según ha explicado, la reforma fiscal ya incluye ayudas de 1.200 euros anuales para familias numerosas o con ascendientes o descendientes con discapacidad, unas bonificaciones que son acumulables entre sí y se suman a la de 100 euros al mes que bienen percibiendo desde 2002 las madres trabajadoras de hijos menores de tres años. "Es de justicia reconocer el papel de las familias y la dedicación de los padres porque están construyendo país y garantizando futuro", ha añadido. 

Para el presidente, "la mejora del bienestar social" es "la segunda prioridad" del Gobierno en lo que resta de Legislatura, por detrás de la creación de empleo. "Por eso este mismo viernes hemos remitido a las Cortes los proyectos de Ley de protección a la Infancia; en las próximas semanas enviaremos los proyectos de ley del Tercer Sector de Acción Social y del Voluntariado. Asimismo aprobaremos el Plan Integral de Apoyo a la Familia y el Marco de Actuación para las personas mayores", ha recordado. 

En este contexto de agenda social, ha avanzado la puesta en marcha de "medidas concretas" para "seguir trabajando por la plena igualdad de oportunidades" entre hombres y mujeres y ha anunciado que "en el marco de la reforma del Estatuto del Trabajo Autónomo", que piensa "llevar al Consejo de Ministros en las próximas semanas", se establecerá "una bonificación especial para la conciliación" dirigida a estos trabajadores. "Se trata de facilitar que puedan contratar a un trabajador en caso de tener que dedicarse al cuidado de sus hijos menores de seis años o familiares en situación de dependencia, en definitiva, que tengan las mismas posibilidades que un trabajador por cuenta ajena", ha asegurado.    

Asimismo, el Gobierno promoverá reformas para facilitar la "segunda oportunidad" y aprobará con carácter inmediato un real decreto ley que dará mayores facilidades a las familias para afrontar dificultades, una norma por la que podrán reestructurar su deuda mediante un acuerdo extrajudicial de pagos. Rajoy ha explicado que este acuerdo será un procedimiento coordinado, transparente y reglado, que permitirá negociar de forma unificada y supervisada con los acreedores. Un procedimiento especialmente sencillo para los particulares, de forma que en plazos muy breves y con los menores costes administrativos puedan acordar quitas, aplazamientos y otras formas de reducción de la deuda, ha añadido. Cuando dichos acuerdos no sean posibles, se habilitará en la ley Consursal la posibilidad de que las personas naturales puedan liberar las deudas que queden impagadas tras ejecutar las garantías y sus bienes. En este sentido, el presidente ha asegurado que hasta ahora, incluso quien se veía obligado a vender sus bienes para pagar sus deudas, seguía siendo responsable de pagar la parte remanente. Un hecho que condenaba a los hogares y a empresarios a vivir con la losa de la deuda pasada incluso habiendo renunciado a sus bienes, ha dicho Rajoy, quien ha afirmado que ahora, con esta reforma, será posible liberarse de ello. 

El presidente del Gobierno ha avanzado una reforma del Código de Buenas Prácticas bancarias para que incluya desde ahora una disposición para que las personas acogidas al mismo se puedan beneficiar también de una "inaplicación definitiva" de las cláusulas suelo. "Con ello, tendrán mejores condiciones para seguir haciendo frente al pago de su hipoteca", ha afirmado Rajoy durante la intervención inaugural en el Debate sobre el estado de la Nación. Ha destacado que un "mayor número" de familias se podrán beneficiar de las medidas impulsadas en este código. Rajoy ha estimado que estas medidas han permitido alrededor de 12.000 reestructuraciones viables de deuda hasta la fecha y 3.500 daciones en pago.  

Otras polítcas anunciadas son la creación de la Oficina de Gestión y Recuperación de Activos derivados del delito, que se pondrá en marcha antes de que finalice el año; la Ley de Reforma de la Ley General Tributaria, que permita prevenir el fraude, con, entre otras medidas, la publicidad de aquellos de mayor cuantía y de los que merecieron reproche penal; o la reforma de la Ley Ordenadora del Sistema de Inspección de Trabajo, Seguridad Social y Seguridad y Salud Laboral para intensificar la coordinación en la lucha contra el fraude.

Lucha contra la corrupción

El jefe del Ejecutivo no ha querido olvidar la corrupción y ha destacado los "exigentes" pasos que ha dado el Ejecutivo para "secar las fuentes de esta lacra" y que harán que, al final de la legislatura, sea uno de los países con normas más avanzadas contra ella. Rajoy ha reconocido que nada ha suscitado tanto descontento -"y con razón", ha puntualizado- como la corrupción, y ha considerado que es objetivo de todos tratar de evitar que estas prácticas se repitan. 

Tras asegurar que esta tarea ha sido prioritaria para su Gobierno, ha explicado que las medidas han abarcado desde la financiación de los partidos hasta el modelo de funcionamiento de los mismos, la transparencia de la administración, los requisitos de los altos cargos públicos o el endurecimiento de determinados delitos. Con todo ello ha explicado que "se ha dado un gran paso para secar las fuentes de la corrupción, eliminar las penumbras que la protegían o agravar las penas que tenían asignadas". Aunque ha advertido de que este fraude puede continuar, ha considerado que hoy es mucho más difícil que haya corrupción y que pueda eludir "el brazo de la Justicia". "Todavía es pronto para apreciar los frutos de estas reformas, pero puedo asegurarles que, al término de la legislatura, España tendrá una de las legislaciones más exigentes para prevenir y castigar la corrupción", ha garantizado. 

España y el desafío soberanista catalán

Rajoy ha expresado también su "disposición permanente" a buscar "puntos de entendimiento" con la Generalitat de Cataluña, pero siempre desde el respeto a la unidad de España y "sin violar la Constitución" ni los mecanismos previstos para reformarla. El presidente ha defendido la acción de su Gobierno ante el reto soberanista, guiada por "la coherencia y determinación", por la "firmeza y la proporcionalidad" y que consiguió impedir que se celebrara una consulta "ilegal", que rompía la igualdad de España. 

A cambio, el 9 de noviembre se celebró un "simulacro" carente de "legitimidad democrática y de efecto político", aunque hubiera sido mejor que no se hubieran dedicado tantos esfuerzos y energías a un proyecto que, en su opinión, está "condenado al fracaso" desde el comienzo. Rajoy ha dejado claro que cualquier entendimiento pasa por el respeto a la legalidad y a las normas que han permitido en España décadas de convivencia pacífica, de bienestar económico, una descentralización "sin parangón" en la UE y respeto a la pluralidad. 

Por ello, ha afirmado que nunca aceptará que se ponga en tela de juicio la unidad de España, la soberanía nacional, la igualdad españoles y los derechos fundamentales. Ni permitirá -ha añadido- que se viole la Constitución o que se modifique por procedimientos distintos a los que en ella se establecen, dado que en un Estado de Derecho todos los ciudadanos están sometidos a la ley, incluido su presidente. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios