Reabren la causa contra tres trabajadores de 'Deia' por injurias al Rey

  • Grande-Marlaska archivó la querella al considerar que el artículo y la fotocomposición estaban amparados por la libertad de expresión.

Comentarios 3

La Sección Tercera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ordenó al juez Fernando Grande-Marlaska que reabra la causa contra los humoristas gráficos Josetxu Rodríguez y Javier Ripa, y el articulista Nicola Lococo, acusados de un delito de injurias graves contra la Corona. Los tres imputados, trabajadores del diario vasco 'Deia', publicaron un artículo de opinión y una fotocomposición en tono irónico sobre la supuesta cacería que el Rey protagonizó en Rusia y en la que se especuló con la posibilidad de que el oso abatido hubiera sido emborrachado con anterioridad. Marlaska consideró que los acusados estaban amparados por "el ejercicio legítimo del derecho a la libertad de expresión".

Los jueces de la Sección Tercera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, Alfonso Guevara, Guillermo Ruiz Polanco y Mª de los Ángeles Barreiro, consideraron, en un auto publicado hoy, que el artículo de opinión y el fotomontaje "se alejan de la sana controversia y se centran en la figura del monarca, con dosis de difamación". Los magistrados ilustran su opinión con ejemplos extraídos del artículo, en los que se utilizan términos como 'mequetrefe' o 'rey de copas' en alusión al monarca.

Esto, indican los magistrados, podría suponer un ataque al autoestima de Don Juan Carlos, o incluso indicar "un hábito tóxico" por parte del Rey. Además, los tres jueces destacan en su auto que los artículos califican al Rey como "sanguinario turista reincidente" lo que puede suponer "un ataque a los valores morales" de la figura del monarca, dada su relevancia como Jefe de Estado, lo que conlleva un "descrédito ante la ciudadanía" que podría ser considerado un delito de injurias graves, señalan.

Marlaska archivó el pasado mes de abril la querella presentada por la Fiscalía de la Audiencia Nacional contra los periodistas al considerar que sus artículos se encontraban amparados por "el ejercicio legítimo del derecho a la libertad de expresión", a pesar de afectar a la más alta institución del Estado, en este caso la Corona. En su opinión era necesario tener en cuenta que las dos "obras periodísticas" se elaboraron "haciéndose eco de hechos que habían sido objeto de comunicación en diversos medios informativos".

Además, el juez destaca que tanto el artículo 'Las tribulaciones del oso Yogi' como la fotocomposición se publicaron en el marco de un suplemento humorístico de 'Deia', denominado 'Caduca Hoy'. "No es baladí que los artículos hagan referencia a un tema sobre el que existe, desde tiempo inmemorial, un debate social: el derecho de los animales y su confrontación con el ejercicio de la caza. No es baladí, más cuando es realizado por la máxima institución del Estado y en unas supuestas condiciones de manifiesta indefensión del animal", decía el juez en su auto.

El magistrado realizó una interpretación del derecho a la libertad de expresión y resaltó que esta es reflejo "de la grandeza del Estado de Derecho" y que permite "observar y percibir a la institución monárquica "como susceptible de crítica". Este hecho contribuía, en opinión de Grande-Marlaska, a "engrandecer" a la Corona "haciéndola más cercana a la sociedad". "La sociedad, al objeto de favorecer su crecimiento democrático, debe permanecer abierta y receptiva tanto a la crítica como a la autocrítica", explicaba el auto.

Los tres imputados fueron citados a raíz de la querella interpuesta contra ellos el pasado mes de enero por el fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Javier Zaragoza, que les atribuye la comisión de un delito de injurias graves al Rey al considerar que el artículo contenía "expresiones vejatorias, humillantes y atentatorias contra la dignidad y el honor" del jefe de Estado. En la fotocomposición que acompañaba al texto el monarca aparecía junto a un barril de licor.

En el fotomontaje publicado aparecía una imagen del Rey junto a un oso muerto apoyado en un barril de licor con la leyenda 'Bodegas Caza-Illa, para sentirse como un Rey'. Se acompañaba con un rótulo en el que podía leerse: "Mitrofan era un oso de feria, le metieron en una jaula y lo pusieron a tiro del Rey tras emborracharlo con vodka y miel". En cuanto al artículo 'Las tribulaciones del oso Yogi' incluía expresiones como "soberano irresponsable" y advertía que era mejor esconder los osos de peluche "de Froilán" para que el Rey "no la emprendiera a tiros con ellos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios