Rivera dice que la fusión con UPyD es difícil con Rosa Díez, pero que se está produciendo "de facto por abajo"

  • El líder de Ciudadanos no descarta pactos para las generales para que "España no se convierta en Italia".

El presidente de Ciudadanos (C's), Albert Rivera, ha asegurado que la fusión de su formación con UPyD "será difícil" mientras Rosa Díez esté al frente. No obstante, ha señalado que esta unión ya se está produciendo "de facto por abajo" aunque no haya un acuerdo con la ejecutiva. "Los que pensamos parecido o igual vamos a acabar juntos tarde o temprano", ha dicho. "Se trata de sumar. Los proyectos se Suárez, González o de Aznar no se hicieron restando y dividiendo a la gente que pensaba parecido", ha recalcado, subrayando que "el error de la dirección de UPyD ha sido no sumar y dividir".

En una entrevista en Onda Cero recogida por Europa Press, Rivera ha señalado que "hay que reagrupar a la gente para hacer un nuevo proyecto para España" y que "no le gusta tirar la toalla nunca" por lo que no descarta una futura colaboración con UPyD, aunque ya se verá "de qué forma". Preguntado por las encuestas que sitúan a Ciudadanos como cuarta fuerza política, Rivera ha dicho que es "prudente", aunque ha recalcado que lo que sí se puede afirmar es que los sondeos muestran un modelo de cuatro proyectos con "dos partidos más tradicionales a la baja y dos partidos relativamente nuevos creciendo".

España no se puede convertir en Italia

Rivera ha reconocido que tras las elecciones no descarta pactos con otros grupos políticos porque cree que "España no se puede convertir en Italia". "Habrá que llegar a acuerdos, pactos de Estado y ser muy generosos", ha apuntado. Eso sí, ha puntualizado que para que para que se pueda producir, con el PSOE o con el PP, estos "deberían enmendar mucho lo que han hecho en los últimos años".

"Los pactos no son malos, hay que reivindicarlos, pero con condiciones", ha añadido en una entrevista en 'Los desayunos de TVE' recogida por Europa Press. Preguntado por cuáles son las "líneas rojas" que le impedirían llegar a un acuerdo con otros partidos, Rivera ha contestado que "la corrupción no cabe en el futuro de España" y no se sentará con un Gobierno que pueda estar "bajo sospecha". De esta manera, ha instado a las formaciones a hacer "una limpieza profunda". Además, ha definido Ciudadanos como la "alternativa a Podemos". En este sentido, ha señalado que en el "cambio" de la política española va a haber dos modelos. Uno, el del partido que lidera Pablo Iglesias, que "propone tirarlo todo abajo porque no funciona nada", y otro, su formación, que entiende que hay cosas que han funcionado y otras que no y hay que cambiar.

En cuanto a la posibilidad de llegar a un acuerdo con Podemos tras las elecciones, ha dicho que depende de si es con "el Podemos del programa electoral" o con "el Podemos de las tertulias televisivas". "Yo quiero sentarme después de las elecciones para hablar y quiero escuchar lo que dicen", ha asegurado, señalando que sus pactos tendrán una novedad y es que van a ser auditados cada seis meses. Además, ha definido al votante de Ciudadanos como joven y que no lleva el sello "de rojo o azul" y ha aclarado que en junio decidirá si quiere ser candidato a las elecciones generales, teniendo en cuenta los resultados que haya obtenido el partido en comicios anteriores y si finalmente se celebran las elecciones catalanas convocadas para el 27 de septiembre, ya que, según ha dicho, no se fía del presidente de la Generalitat, Artur Mas.

Dice que hay algo que no se sabe en la situación del PSM

Por otro lado, ha tachado la situación del PSOE en Madrid como un espectáculo. "Al margen de cuestiones electorales, hay algo que se nos escapa y que algunos no sabemos", ha asegurado, augurando que "en breve" se sabrá el porqué de "esa batalla interna". También se ha referido al cambio de cerradura en la sede de Férraz y ha recalcado que le ha parecido más propio del "CSI que de un partido político".

Finalmente, Rivera ha recordado que el martes presentarán su política económica un capítulo en el que cree que a Europa "le ha faltado mano en el impulso". En este punto se ha referido a la situación griega y ha asegurado que el impago de la deuda sería "nefasto" para el país heleno, pero defiende renegociarla. De hecho, ha añadido, España debería haber renegociado su propia posición. El líder de Ciudadanos ha explicado que su formación va a intentar "controlar con una mano el gasto y con la otra dar un empuje a los emprendedores". "Esa es la pata que le ha faltado al PP, no sólo ir al recorte y al control del gasto que es necesario", ha sentenciado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios