Soraya Rodríguez y Marcelino Iglesias, portavoces del PSOE en el Congreso y el Senado

  • La Ejecutiva Federal socialista ha celebrado su primera reunión con Rubalcaba al frente, quien insiste en que la dirección del partido es "plural y colegiada, pero una".

Comentarios 5

El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha emplazado este lunes a sus compañeros de la Ejecutiva Federal a reforzar la unidad y les ha dicho que ésta es una dirección vinculada al pasado y atada al futuro, colegiada y plural, "pero es una". Rubalcaba ha presidido su primera reunión de la nueva Ejecutiva surgida del 38º congreso federal y después, en rueda de prensa, ha insistido en mostrarse satisfecho por el resultado del cónclave de Sevilla, del que los socialistas, ha señalado, han salido más unidos y reforzados. "Hemos acertado plenamente", ha resumido, antes de anunciar que sus primeras medidas serán pedir una reunión al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, para explicarle la oposición que van a desarrollar los socialistas, así como con la patronal y los sindicatos para hablar de empleo.

Preguntado sobre el supuesto malestar que existe en alguno de los sectores que había apoyado la candidatura de Carme Chacón, ha presumido de que es el secretario general que ha llegado a ese cargo con la mejor relación con el PSC. "Claro que considero a Carme Chacón mi amiga", ha zanjado, antes de considerar que la ex ministra de Defensa tiene "todo el futuro por delante, faltaría más". Además, ha puesto en duda que Felipe González y Alfonso Guerra se dedicaran a hacer llamadas el viernes y el sábado pasados para conseguir que los delegados andaluces que habían anunciado su apoyo a Chacón en la carrera sucesoria se decantaran finalmente por él.

No ha querido desvelar si tiene previsto optar en el futuro a las primarias socialistas para ser candidato a la Presidencia del Gobierno o si su alternativa sería el lehendakari, Patxi López, a quien ha calificado como "un activo como la copa de un pino". López forma parte de la Ejecutiva Federal como secretario de Relaciones Políticas, aunque no ha asistido a la Ejecutiva de este lunes por problemas de agenda. A juicio de Rubalcaba, el PSOE necesita "lo mejor que tiene" para salir de la situación actual y "no puede prescindir de Patxi".

La Ejecutiva ha aprobado que la vicesecretaria general, Elena Valenciano, ejerza de portavoz del partido; Soraya Rodríguez sea la portavoz en el Congreso y Eduardo Madina siga como secretario general del grupo; en el Senado, se mantienen Marcelino Iglesias y José Miguel Camacho. El secretario general de los socialistas asturianos, Javier Fernández, será el coordinador del Consejo Territorial en lugar del castellanomanchego José María Barreda.

Rubalcaba ha explicado a sus compañeros que el partido tiene que cambiar su línea de trabajo, habida cuenta de que debe dejar de preocuparse de cuáles han sido los fallos que les han conducido a la derrota para empezar a preguntarse cuáles deben ser los aciertos para volver al gobierno. En este contexto, ha hecho hincapié en que una de las fórmulas es "tomarse en serio todos los temas de participación", tanto de militantes como de simpatizantes, y para ello ha pedido al número tres del partido, Óscar López, que ponga en marcha los preparativos de una conferencia de organización. Se trata de estimular la participación dentro y fuera del partido, ha resumido, persuadido de que, en este caso, el dicho de "hace mucho frío fuera" no se corresponde con la realidad. "Al contrario -ha apostillado-, la respuesta está en la calle".

Tras observar que para un militante socialista pertenecer a la Ejecutiva es el "mayor honor" que puede tener, Rubalcaba ha indicado que la nueva dirección está vinculada al pasado, "es evidente", pero ha aclarado que su única "atadura" es con el futuro.

Consciente de que recuperar la confianza de los españoles vendrá de la mano de la capacidad del PSOE de dar solución a sus problemas, vinculados a la crisis y al desempleo, ha constatado que los socialistas no piensan que su situación vaya a mejorar si las cosas le van mal a España. Una actitud que, a su juicio, tuvo el PP en la oposición. Por eso, se propone ejercer una oposición útil, que colabore con el Gobierno, por ejemplo en la lucha contra el terrorismo, en la que ha prometido una "absoluta y leal colaboración", pero que discrepe con él cuando no comparta sus medidas, como las iniciativas para salir de la crisis. También confrontará con el Ejecutivo si concreta las políticas anunciadas en recortes sociales y en derechos.

Para ilustrar sus palabras, ha recordado que el PSOE denunciará los acuerdos de la Santa Sede si el Gobierno materializa sus intenciones de retroceder a la ley del aborto de 1985, pues si el PP no quiere respetar los avances, los socialistas se sentirán libres de replantearse sus consensos. Hoy por hoy, ha añadido Rubalcaba, el PSOE no firmaría los acuerdos con el Vaticano, pero los ha estado respetando porque así lo decidieron en la transición para facilitar la convivencia. Pese a que no ha querido pronunciarse sobre los resultados del último barómetro del CIS, sí le ha llamado la atención que, al contrario de lo habitual, ésta es la primera vez en la que un gobierno recién elegido baja en las encuestas en vez de subir.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios