Rubalcaba anima al PSOE a "salir a la calle" contra una "revolución conservadora"

  • El líder del PSOE arremete contra el presidente Rajoy y dice que "sólo dice la verdad en presencia de su mayoría absoluta".

Comentarios 62

El líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha arremetido este sábado contra el jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, por negar sus "recortes ideológicos" en la campaña y tener "un ataque de sinceridad" en presencia "de su mayoría absoluta", que le sirve para meter "miedo" a la gente con el que justificar sus medidas.

Rubalcaba, quien ha inaugurado en Palma el congreso regional del PSIB-PSOE, ha criticado duramente muchas de las medidas adoptadas por el Gobierno de Rajoy, especialmente la reforma laboral, que ha calificado de injusta e ineficaz y que, de acuerdo con sus augurios, sólo provocará más desempleo y más barato.

Según el secretario general del PSOE, detrás de la "estrategia del miedo" de Rajoy de advertir de que "lo que viene es muy negro" está una "deliberada voluntad" de decirle a la gente: "Lo que yo haga lo tenéis que aguantar".

Frente a esa estrategia del "miedo" que, a su juicio, intenta propagar el PP, ha ofrecido confianza, y ha pedido a los socialistas que salgan a la calle a recuperarla cuanto antes, porque "están pasando muchas cosas y muy dramáticas".

Detrás de la fraseología de Rajoy y sus ministros, de acuerdo con el diagnóstico de Rubalcaba, se esconde el intento de meter miedo a la gente para luego poder hacer lo que quieran".

En opinión de Rubalcaba, "la derecha tiene un suero de la verdad, que es la mayoría absoluta", y "ha bastado eso para que tengan un ataque de sinceridad" y desvele cuáles son sus planes.

Un poder absoluto que sirve al PP, además, para intentar "criminalizar" a todos los que discrepan, como los sindicatos, los estudiantes que se han manifestado estos días en Valencia e incluso el PSOE.

En este punto, se ha referido al ministro de Educación, José Ignacio Wert, a quien ha acusado de llamar delincuentes a los estudiantes valencianos y a los socialistas en menos de dos minutos y medio, durante la sesión de control al Gobierno del miércoles.

"Lo único que no puede hacer un ministro es perder su cartera, es decir, la educación", ha señalado.

Con todo, ha insistido en que el PSOE ejercerá una oposición útil, que consiste en acordar en todo aquello que sea bueno para los intereses del país, discrepar cuando las medidas del Gobierno no les gusten y confrontar cuando el Ejecutivo cruce determinadas "líneas rojas".

Ha agregado que, además, "detrás de un Rajoy apesadumbrado se esconde un Rajoy decidido a hacer una auténtica revolución conservadora", empezando por las relaciones laborales.

"Está pasando y lo estáis viendo", ha enfatizado Rubalcaba antes de arengar a sus compañeros a no perder el tiempo con disquisiciones internas y a "salir a la calle", a fin de explicar a los españoles que los socialistas tienen una alternativa al PP para salir de la crisis.

Y es que, en su opinión, en una situación como la que vive hoy en día España, con un Gobierno que "está haciendo lo que está haciendo", el PSOE "es imprescindible" para millones de españoles.

Así las cosas, ha dejado claro que la responsabilidad de los socialistas es salir más fuertes de sus congresos regionales para ser más eficaces y útiles a la ciudadanía.

Tras hacer notar que "desde que gobierna la derecha se critica menos a los políticos", Rubalcaba ha avisado de que, aunque el PP se empeña en hacer creer que sus decisiones no son políticas, sino de tipo técnico y que "no hay más remedio que hacerlas", lo cierto -en su opinión- es que todas las medidas que han tomado son de carácter ideológico.

"Rajoy ahora se ha convertido en comentarista apesadumbrado, que nos dice todos los días lo mal que va todo, lo que nos espera", ha apostillado, convencido de que lo que quiere es "curarse en salud", porque si las cosas van peor dirá que ya lo advirtió y, si van mejor, dirá que ha sido gracias a sus políticas.

Si lo que están haciendo "fuera bueno" aunque no lo hubieran dicho, "sería bien recibido", pero "es que es malo", no lo dijeron y, "lo que es peor, lo negaron". "No dijeron lo que tenían en la cabeza, que lo tenían. Lo que están haciendo no son improvisaciones", ha precisado.

Los socialistas baleares celebran este fin de semana su congreso regional, en el que tienen que elegir al sustituto de Francesc Antich.

Quien más opciones tiene es la líder del partido en Mallorca, Francina Armengol, que se enfrenta a los críticos con el aparato unido en torno a la candidatura de Carles Bona.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios