El ex ministro Sevilla apoya los comentarios críticos de Barreda hacia el Gobierno

  • El presidente de Castilla-La Mancha vuelve a aconsejar a Zapatero · Le pide "seriedad" y "valentía" con las pensiones

A Barreda le ha salido un apoyo entre las filas del PSOE. Jordi Sevilla, ex diputado socialista y ex ministro de Administraciones Públicas, dijo ayer compartir "la opinión y la actitud" del presidente de Castilla-La Mancha, cuando la semana pasada recomendó a Zapatero un cambio de Gobierno cuando termine la Presidencia de la UE y un "Gabinete más reducido". El ex ministro Sevilla advirtió a su partido que decir lo que se piensa es una demostración de lealtad, y que no hacerlo es precisamente lo que aleja a las cúpulas políticas de los ciudadanos.

En un artículo publicado en su página personal de internet, recogido por Europa Press, Sevilla asegura que la conveniencia de un cambio de Gobierno es algo que "mucha gente está diciendo en privado" y ve injusto que a Barreda, por decirlo públicamente, le hayan "llovido las críticas de aquellos que piensan que los trapos sucios se lavan en casa, o se dejan sucios para no darle armas a los adversarios".

"Barreda ha dicho que la mejor prueba de lealtad es decir lo que se piensa -argumenta-. Comparto su opinión y su actitud. No hacerlo así, aleja a las cúpulas dirigentes del sentir de la calle y ello acaba alejando a los ciudadanos de las cosas a las que se dedican los políticos".

En cualquier caso, el ex ministro sostiene que España no está tan mal como aseguran las "drásticas sentencias" de algunos, no tiene ningún problema de solvencia y sigue siendo una gran potencia económica. "España lleva siete trimestres enferma, pero las noticias sobre su muerte resultan, cuanto menos, exageradas", proclama.

Pese a estas precauciones, Sevilla reconoce que las propuestas del Gobierno sobre las pensiones o los contratos "vienen con el paso cambiado" y tal vez debieron presentarse antes, lo que "desconcierta" a los mercados, pero en todo caso apuesta por agotar la legislatura y por repetir la candidatura de Zapatero como cartel electoral del PSOE en los comicios de 2012. "El Gobierno, aunque tarde, se ha puesto a ello. Crucemos los dedos. Y, por lealtad al país, señalemos lo que creamos que se hace mal o que se puede mejorar, admitiendo que podemos estar equivocados", concluye.

Después de su polémica recomendación, el presidente de Castilla-La Mancha volvió a aconsejar ayer a Zapatero. Esta vez, pidió al Gobierno que sea "serio" y "valiente" en la reforma de las pensiones, al tiempo que señaló que pudo haber "mejoras en la metodología" de su presentación. En declaraciones a una televisión, indicó que este tipo de debates hay que presentarlos de manera "pedagógica" y "explicando mucho las cosas".

Sobre sus palabras de la semana pasada, el barón socialista matizó que su intención no era "colaborar con ninguna crisis ni desestabilizar" al Ejecutivo. Según Barreda, sus palabras eran un consejo "leal" al presidente y con ellas no pretendía "echar leña al fuego, y mucho menos" hacer las cosas todavía más difíciles al Gobierno.

Al respecto de este recorte de ministros que pide Barreda, el portavoz de los socialistas en el Parlamento de Castilla-La Mancha, Santiago Moreno, recordó que su jefe "dio ejemplo de ello con la reducción de consejerías".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios