El Supremo avala que Manos Limpias modifique su acusación contra Garzón

  • El tribunal rechaza el recurso del juez contra la decisión de Varela de permitir subsanar los errores del escrito acusatorio del sindicato.

Comentarios 40

El Tribunal Supremo ha avalado la decisión del magistrado Luciano Varela, instructor de la querella contra el juez Baltasar Garzón por declararse competente para investigar los crímenes del franquismo, de permitir a Manos Limpias y Falange Española subsanar los errores de sus escritos de acusación. En sendos autos, la sala de lo penal del Supremo rechaza los recursos presentados por la defensa de Garzón contra las resoluciones dictadas en ese sentido los pasados 20 y 23 de abril por Varela, en los que solicitaba que esas acusaciones fueran expulsadas de la causa -como finalmente sucedió con Falange- y la querella fuera archivada por falta de acusación.

Los autos cuentan con el voto particular del magistrado Joaquín Giménez, que señala que Varela debería haber decidido admitir el escrito tal y como se presentó o rechazarlo y acordar el sobreseimiento de la causa. La sala de lo penal, según uno de los autos de los que ha sido ponente el magistrado Adolfo Prego, considera que el instructor no perdió su imparcialidad al pedir a las acusaciones que corrigieran los errores que había en sus escritos. Además, señala que, en el caso del escrito acusatorio de Manos Limpias, el defecto que Varela pidió que se rectificara consistía en que había en el mismo "elementos sobrantes, perfectamente separables e identificados en su contenido", por lo que no consistía en la carencia de lo necesario para declarar su validez. Así, la providencia de Varela no pedía que se volviera a formular el escrito de acusación ni que se sumaran a él aspectos exigidos y necesarios "sino la exclusión, la supresión, la eliminación" de algunas partes, señala la sala. Además, sostiene que ni el hecho de que las acusaciones incluyeran en los escritos lo calificado como "sobrante" ni el que Varela pidiera su eliminación "acarrean ni pueden acarrear indefensión alguna" a Garzón.

En lo que se refiere al escrito de acusación de Falange Española de las JONS, finalmente excluida del procedimiento por Varela al no subsanar en el plazo establecido los defectos advertidos, la sala considera que, en todo caso, Garzón habría estado en indefensión por la "irregularidad por la falta de precisión", y no porque se pidiera que se subsanara el defecto Esto último, añade, iba en beneficio del acusado al posibilitar que conociera con exactitud los hechos objeto de acusación. También rechaza la sala la pretensión de Garzón de que se declarara la nulidad de los nuevos escritos de acusación que se presentaron con las correcciones pedidas.

En contra del criterio de la sala, el magistrado Joaquín Giménez ha presentado su voto discrepante en el que recuerda que la acusación ha de ser "clara, concreta y comprensible" y que esto debe ser "de exclusiva responsabilidad de quien sostenga la acusación, sin que deba haber interferencia o indicación alguna por parte del juez instructor tendente a facilitar el ejercicio" de la misma. Para Giménez, la decisión de Varela de pedir que se subsanaran los errores supone una iniciativa que carece de soporte legal, ya que tiene la consecuencia de "trastocar su imprescindible equilibrio y respeto a los derechos de todas las partes en el proceso, y muy singularmente de los del imputado".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios