El Supremo anula las candidaturas 'abertzales' a los comicios vascos

  • Askatasuna y D3M no podrán presentar listas por estar vinculadas a Batasuna y, por tanto, a la banda terrorista ETA · La decisión fue adoptada por unanimidad de los 16 magistrados de la llamada 'Sala del 61'

Comentarios 7

El Tribunal Supremo acordó anoche anular la proclamación de las candidaturas del partido Askatasuna y de la agrupación electoral Demokrazia 3 Milioi (D3M) a las elecciones vascas del próximo 1 de marzo, que habían sido impugnadas por el Gobierno y por la Fiscalía al constatar que están vinculadas a la ilegal Batasuna y, por tanto, a la organización terrorista ETA.

Así lo acordaron los magistrados de la llamada Sala del 61 del Tribunal Supremo a las 23:20 de ayer, por unanimidad, según informaron fuentes de este órgano judicial. Tanto la Abogacía del Estado como el Ministerio Público alegaron que Askatasuna es un partido "dormido" y sin ningún tipo de actividad política que ha sido reactivado por ETA-Batasuna para concurrir a las elecciones con candidaturas supuestamente no contaminadas, a pesar de lo cual sólo doce de los 84 que integran sus listas no tenían relación con el entramado etarra. Respecto a D3M, la Fiscalía y el Gobierno subrayaron que 82 de sus 84 candidatos tienen o han tenido relación con Batasuna o con otras formaciones también ilegalizadas anteriormente como ANV o EHAK-PCTV.

Los quince magistrados que componen la Sala Especial, más su presidente, Carlos Dívar, comenzaron a estudiar las impugnaciones presentadas por la Abogacía del Estado y el Ministerio Público el pasado jueves e interrumpieron los debates el sábado al conceder a Askatasuna y a D3M un plazo adicional, que finalizó a las 14:00 de ayer, para que contestaran a dichas demandas.

Los magistrados lo acordaron así después de que ambas formaciones alegaran que no habían tenido "tiempo material" de examinar las demandas al tener que acudir el pasado viernes sus representantes legales a declarar ante el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón.

Según informaron a Efe fuentes del Alto Tribunal, un representante de Askatasuna presentó a las 13:15 de ayer sus alegaciones en el registro del Supremo, mientras que D3M las envió por correo electrónico.

Askatasuna alegaba que "no hay prueba alguna, ni siquiera indicio, de que Askatasuna sea sucesora de Batasuna ni que forme parte de ningún planteamiento de ETA" y añade que los informes del Servicio de Información de la Guardia Civil y de la Policía no tienen valor de prueba pericial.

Además, señalaban que "no tiene cabida que en un afán evidente por dejar fuera de la contienda electoral a una determinada opción política se soliciten estas anulaciones sin que tan siquiera con carácter previo se interese la ilegalización del partido".

El Gobierno en sus demandas incluía conversaciones de presos etarras dando por descontando la presentación de una lista "blanca" añadida a la de D3M y, al respecto, esta formación indica en su escrito de alegaciones que la transcripción de éstas "es parcial, está sacada de contexto y no consta autorización ni control judicial".

Tanto la Fiscalía como los servicios jurídicos del Estado consideran que Askatasuna y la agrupación electoral D3M están auspiciadas por ETA para asegurar su presencia en las instituciones tras la ilegalización de Batasuna, Acción Nacionalista Vasca (ANV) y el Partido Comunista de las Tierras Vascas (EHAK-PCTV).

El Alto Tribunal, que acordó como medida cautelar que no se les entregara una copia del censo electoral, debía resolver las demandas antes de la medianoche de ayer. Tras la decisión, Askatasuna y Demokrazia 3 Milioi (D3M) aún podrán recurrir en amparo ante el Tribunal Constitucional, que deberá pronunciarse antes del comienzo de la campaña electoral de los comicios autonómicos vascos, las 00:00 del próximo viernes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios