Troitiño ya es libre tras año y pico de cárcel por cada uno de sus 22 asesinatos

  • El etarra ha pasado 24 años en prisión y su puesta en libertad estaba prevista para 2017 · La aceleración viene de la mano del discutido doble cómputo de la prisión preventiva que estableció el TC

Comentarios 67

Nadie lo esperaba a las puertas del centro penitenciario de Huelva, donde ha cumplido los últimos años de una condena que se elevaba a los 2.500 años por su historial sanguinario (22 asesinatos) y se ha quedado en 24 (poco más un año de pena por vida arrebatada). El histórico etarra Antonio Troitiño Arranz es el primero de los miembros de la organización terrorista que ocupan del módulo 16 del penal onubense que pone los pies en la calle. 

Troitiño quedaba en libertad en la tarde de ayer, tras haber cumplido 24 años de condena ya que, según fuentes consultadas por este diario, aunque en aplicación de la doctrina Parot (que aplica las reducciones de condena sobre cada una de ellas y no sobre el tiempo máximo de estancia en prisión) su puesta en libertad estaba prevista para 2017, se le ha computado el tiempo de internamiento en una causa en la que estuvo como preso preventivo en virtud de la nueva jurisprudencia establecida por el Tribunal Constitucional. 

La doctrina del doble cómputo de la prisión preventiva, establecida por el Tribunal Constitucional (TC) en 2008 y que se ha aplicado a Troitiño, ha venido mereciendo fuertes críticas tanto por parte del Tribunal Supremo como por la Fiscalía General del Estado, que en su día solicitó al Gobierno una modificación del Código Penal por entender que favorece a los presos que acumulan más delitos y condenas más largas. 

Una de las críticas más severas a esta doctrina del TC se produjo en un auto dictado por la Sala de lo Penal del Supremo en diciembre de 2010, cuando el Alto tribunal tuvo que restar el tiempo de prisión preventiva de cada condena que le había sido impuesta a un narco, lo que le supuso una importante reducción de pena. 

Con dos bolsas de equipaje como única compañía, Troitiño abandonó la cárcel de Huelva a bordo de un taxi. Miembro del comando Madrid, fue detenido el 23 de enero de 1987 en la operación policial que acabó con la desarticulación del referido comando, del que también formaba parte Iñaki de Juana Chaos. Es hermano de Domingo Troitiño, responsable del atentado de Hipercor de Barcelona que se cobró la vida de 21 personas en 1897 por el que fue condenado a 794 años de prisión. 

El etarra participó en 1986 en un atentado en la Plaza de la República Dominicana de Madrid en el que murieron 12 guardias civiles, intentó asesinar al fiscal general del Estado Luis Antonio Burón y colaboró en los atentados contra el comandante Ricardo Sáenz de Ynestrillas y contra la Guardia Civil en la calle Juan Bravo de Madrid. En Madrid también intervino en el asesinato del teniente coronel Carlos Besteiro Pérez y del soldado Francisco Casillas Martín (el 17 de junio de 1986). La Audiencia Nacional le condenó, además, por otros dos asesinatos en Guipúzcoa cuando formaba parte del comando legal Aizkora, el del vecino de Rentería Lorenzo Mendizábal y el del guardia civil Ángel Zapatero Antolín. 

Además, intervino en otros atentados, como el fallido contra el presidente del Consejo General del Poder Judicial, Antonio Hernández Gil, un ataque con granadas contra el Ministerio de Defensa y la colocación de varios artefactos explosivos, tanto en Madrid como en Guipúzcoa. 

El portavoz de Justicia del PP, Federico Trillo, mostró su rechazo al aceleramiento de la libertad de Troitiño. "Es una vergüenza que el Tribunal Constitucional, que tiene que garantizar los derechos de los españoles, se dedique a garantizar los derechos de los etarras". 

La presidenta de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), Ángeles Pedraza, también mostró su malestar y afirmó que se trata de una "maniobra política" que cumple con lo establecido en las actas incautadas a ETA, "donde dice -concretó- que hay que derogar la doctrina Parot".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios