Txeroki, condenado a nueve años por un atentado con coche bomba en Castellón

  • El ex dirigente etarra ha sido considerado culpable de ordenar el atentado, perpetrado el 26 de agosto de 2007 en Oropesa (Castellón) y que sólo causó daños materiales.

La Audiencia Nacional ha condenado a nueve años de cárcel al ex dirigente etarra Mikel Garikoitz Aspiazu Rubina, Txeroki, por ordenar un atentado con coche bomba, perpetrado el 26 de agosto de 2007 en Oropesa (Castellón), que sólo causó daños materiales, y ha absuelto de estos hechos a Joseba Antton Aranibar. En su sentencia, la sección primera de lo Penal considera probado que Txeroki, para quien el fiscal pedía 17 años, "fue la persona que decidió el cómo y el cuándo" de la ejecución de este atentado, tanto como inductor, "por haber dado las instrucciones", como cooperador necesario, "por haber facilitado el explosivo".

Sin embargo, el tribunal no cree autor de estos hechos a Aranibar, considerado lugarteniente de Txeroki, porque cuando se produjo este atentado se encontraba preso en Francia y, si bien era el responsable del comando Elurra (al que se atribuyó esta acción), y disponía de las armas y explosivos que pudo "haber proyectado entregar" a los miembros de ese grupo, ya fue condenado por ese delito en Francia. Además, por el hecho de haber estado preso en Francia en esas fechas, "no tuvo dominio del hecho y no puede ser considerado autor".

Por ello la Sala solo condena a Txeroki como autor de un delito de terrorismo de tenencia de explosivos en concurso con un delito de daños con explosivos y le impone 9 años de prisión, al tener en cuenta que la cantidad de explosivo empleada en este atentado fue "muy alta", entre 500 a 1.000 kilos de amonal.

La sentencia cuenta con el voto particular concurrente de Nicolás Poveda, que aunque no discrepa con sus compañeros de lo dispuesto en la sentencia, entiende que debería haberse hecho constar que cuando Txeroki fue detenido en Francia se le intervino un documento en el que se reconocía la falsedad de las torturas alegadas por los miembros del Elurra.

Según el relato de hechos probados de la sentencia, Txeroki dio instrucciones a cuatro miembros de ese comando para el robo del vehículo a punta de pistola en Messanges (Francia), donde retuvieron durante tres días al matrimonio propietario y a su hijo, y para desplazarse en la autocaravana hasta Venta de Baztán (Navarra). Desde allí, los dos etarras Igor Portu y Martin Sarasola (condenados a 8 años por estos hechos), también por instrucciones de Txeroki, condujeron la caravana hasta Castellón, donde se percataron de que la Guardia Civil había advertido la presencia del vehículo. Por ello decidieron abandonarlo con entre 500 y 1.000 kilos de amonal, que detonaron con un temporizador al lado de una torre de alta tensión, causando únicamente daños materiales. La explosión destruyó el vehículo y causó un cráter de 3,5 metros de ancho, 3 de largo y 60 centímetros de profundidad, así como daños por importe de 50.000 euros en la citada torre de alta tensión, y un incendio que requirió la intervención de equipos de bomberos.

Txeroki acumula ya más de 400 años de prisión por condenas en España y Francia, la más abultada, 377 años, le fue impuesta en 2011 por intentar asesinar a la exteniente alcalde de Portugalete (Vizcaya) Esther Cabezudo en febrero de 2002. En Francia fue condenado a 20 años de cárcel por los tres días de secuestro de la familia guipuzcoana a la que los miembros del comando Elurra sustrajeron la caravana empleada en el atentado de Castellón.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios