UPN dinamita su pacto con el PP

  • La formación navarra desafía a Rajoy al decidir que sus dos diputados se abstengan en la votación de los Presupuestos · La decisión acabará con 17 años de alianza con los populares en la comunidad foral

UPN dinamitó ayer una alianza con el PP que ya dura 17 años al ratificar el Comité Político de la formación navarra la resolución a la que horas antes llegó la Ejecutiva de UPN: que sus diputados y senadores, integrados en el Grupo Popular en el Congreso y en el senado, se abstengan en la votación de los Presupuestos.

El diputado de UPN Santiago Cervera consideró, antes de la reunión del Consejo Político de UPN, que la ruptura del pacto con el PP "es una evidencia". "No es que lo crea yo, es que es una evidencia", respondió al ser preguntado por los periodistas sobre la posibilidad de este ruptura si finalmente se confirmara la abstención de los dos diputados regionalistas, en contra de la cual se posicionaba el propio Cervera.

El PP reiteró anoche, ante la decisión del Consejo de Dirección de UPN que una abstención en la votación de los Presupuestos Generales del Estado previstos para 2009 supondría la ruptura del pacto entre ambos partidos. Así lo confirmaron fuentes del grupo popular en el Congreso en el marco de la Unión Interparlamentaria que el PP celebra estos días en La Coruña.

La postura defendida por el presidente navarro y de UPN, Miguel Sanz, apenas encontró oposición entre los 19 miembros de la Ejecutiva, tal y como era previsible desde que hace unos días este órgano respaldara a Sanz frente a las tesis del diputado Cervera, contrario a la abstención en los Presupuestos.

El presidente navarro sólo obtuvo un voto en contra en la Ejecutiva frente a los 17 miembros que le apoyaron. De la reunión se ausentó el ex vicepresidente del Gobierno Francisco Iribarren. La decisión final quedó, pues, en manos del Consejo Político, compuesto por 232 cargos del partido, que resolvieron en un hotel de la capital navarra refrendar el acuerdo de la Ejecutiva. Por 163 votos a favor, cinco en contra y doce abstenciones, el máximo órgano del partido regionalista entre congresos aprobó la propuesta del Comité Ejecutivo de UPN, que garantiza así el apoyo al Gobierno de Navarra por parte del PSN-PSOE, con el que ha firmado un acuerdo presupuestario en la Comunidad Foral ante su minoría parlamentaria.

La diferencia de criterio respecto a los Presupuestos sólo ha sido el detonante de la ruptura entre UPN y PP, porque más allá de este asunto el objetivo de Sanz es asegurarse con los socialistas un entendimiento que permita cerrar el paso en Navarra a un gobierno con presencia nacionalista. Un objetivo que en el presente posibilita que UPN continúe en el Ejecutivo foral junto a su socio, el CDN, y para el futuro permitiría que UPN y el Partido Socialista de Navarra (PSN) puedan, si no quieren compartir el poder, alternarse en él, cómo ha sucedido de hecho en todo el periodo democrático salvo un paréntesis de un año.

De hecho, este tradicional entendimiento es el que el pasado verano permitió a Sanz presidir de nuevo el Ejecutivo foral al abstenerse el PSN en su investidura tras renunciar a formar gobierno con NaBai e IU. La razón es que no se daban "las condiciones suficientes" para este acuerdo, advirtió en su momento el vicesecretario general del PSOE, José Blanco, que el pasado jueves reconoció públicamente haber mantenido diversas reuniones con Sanz, a quien pidió que demostrara la misma "responsabilidad" que hace un año se pidió a su partido.

Según advirtió Blanco, un buen entendimiento entre el PSOE y UPN es fundamental para garantizar la estabilidad de Navarra, por lo que como contrapartida a UPN le tocaba "comprometerse" con las cuentas del Estado.

El reverso de esta situación es la respuesta que el PP pueda dar en Navarra: podría plantearse su "inminente refundación", según ha dejado caer ya el ex diputado Jaime Ignacio del Burgo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios