Liga Endesa El Morabanc Andorra vence al Unicaja (66-60)

Urkullu denuncia el "chantaje" de Zapatero al pedir la retirada de la consulta a cambio de transferencias

  • "Hay que tener cara para decir eso", replica la portavoz del Gobierno vasco.

Comentarios 8

El "acuerdo" que ayer ofreció al PNV el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y que a efectos prácticos supondría la retirada de la consulta que pretende celebrar Ibarretxe a cambio de la transferencia de las competencias pendientes del Estatuto de Gernika, no ha sentado nada bien en las filas nacionalistas. El presidente del PNV, Iñigo Urkullu, calificó de "mezquino y cicatero" el ofrecimiento de Zapatero y lo enmarcó dentro de la política de "chantaje permanente" del PSOE. Igual de irritada ante las palabras del presidente del Gobierno se mostró la portavoz del tripartito vasco, Miren Azkarate, que replicó a Zapatero que "hay que tener cara" para pedir que se retire la consulta anunciada por el lehendakari para poder culminar las transferencias pendientes en el Estatuto.

Las palabras de Zapatero que han desatado la ira de los nacionalistas vascos se produjeron ayer durante la sesión de control del Gobierno cuando el presidente respondía a una pregunta formulada por el portavoz del PNV, Josu Erkoreka, sobre el rechazo de los socialistas a traspasar al País Vasco la competencia en investigación científica y técnica. Erkoreka tildó de "el colmo del despropósito" que el PSOE rechazara traspasar esta competencia, una propuesta que había sido defendida por los socialistas vascos, a lo que Zapatero replicó proponiéndole "un acuerdo": "nosotros cumplimos escrupulosamente el programa del PSE y ustedes cumplen y respetan la Constitución y el Estatuto de Gernika".

Una clara alusión del presidente del Gobierno a la hoja de ruta y la consulta que pretende celebrar Ibarretxe que ha sido duramente criticada desde las filas nacionalistas. Durante su intervención en la jornada 'Un mundo en transformación' organizada por la Fundación Sabino Arana en el Palacio Euskalduna de Bilbao, Urkullu se refirió a las palabras de Zapatero y se preguntó "que tiene que ver" la transferencia de las competencias pendientes del Estatuto de Gernika con la consulta propuesta por el Gobierno vasco.

El líder del PNV señaló que con este tipo de planteamientos "mezquinos y cicateros" Zapatero, "se autorretrata, desgraciadamente después de unas elecciones generales" y evidencia, una vez más, que su política está "basada en el chantaje permanente del PSOE". Urkullu denunció, en alusión a Zapatero, que hay quienes "desde una responsabilidad de política de Estado, no quieren asumir que la nación vasca es una cuestión de Estado" y ahora, para evitar afrontar el problema "lo quieren disfrazar de aventuras y ocurrencias" y eso "siempre bajo el manto del chantaje que quieren aplicar".

Idéntica lectura del 'ofrecimiento' de Zapatero hizo la portavoz del Gobierno vasco que destacó la paradoja que supone que "un presidente que continuamente habla de cumplir la Constitución, el Estatuto y la Ley" diga que "te daré esto si retiras lo otro". "De verdad, y lo digo con todo el respeto, hay que tener cara para abrir la boca y decir que 'te daré esto si retiras lo otro'", denunció Azkarate, que señaló que estas transferencias deberían haber sido transferidas "hace tiempo" porque, recordó "el Estatuto se aprobó hace 28 años y ya debería estar totalmente cumplido".

En cuanto al futuro de la consulta programada para el próximo 25 de octubre, y el anuncio de Urkullu de que si el Tribunal Constitucional decreta su suspensión "no se abrirán las urnas" -un anuncio que el propio Ibarretxe evitó confirmar eludiendo el tema con un escueto "ya se verá lo que pasa"- Azkarate quiso zanjar la polémica asegurando que la propuesta del lehendakari tiene "el acuerdo y el apoyo" de los tres partidos del Gobierno vasco. Además denunció "el interés que tienen algunos en ver desacuerdos" entre Urkullu e Ibarretxe, "tan sólo para afirmar que el lehendakari está en contra de su partido".

Pero desde el PSE se agarran a las palabras de Urkullu y su promesa de que "no se abrirán las urnas" si la consulta es suspendida. Hoy el líder de lo socialistas en Álava, Txarli Prieto, reclamó que "si el presidente del PNV quiere ser creíble, debe exigir la retirada del proyecto de ley de consulta y, si no controla al lehendakari, que demuestre que sí controla a su grupo parlamentario y que haga que no se plantee este desafío y división".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios