Vacío legal ante la huelga de togas

  • La jornada de paro convocada el miércoles pone de relieve las lagunas jurídicas acerca de si los jueces pueden ejercer ese derecho · Las discrepancias técnicas contrastan con el rechazo unánime de los partidos

Más allá de que las reivindicaciones de los jueces sean legítimas, la huelga del próximo miércoles inédita en la democracia, ha abierto una amplia controversia sobre si los miembros de la Judicatura son o no titulares de ese derecho. Lo cierto es que no hay en el ordenamiento jurídico ni una sola referencia a esta cuestión y, ante ese "vacío legal", es difícil encontrar una única interpretación, ni entre los jueces ni entre los juristas.

omisión normativa

En España no existe legislación sobre el derecho de huelga más allá del Real Decreto preconstitucional que reguló esta materia en 1977 y la Constitución de 1978, que en su artículo 28.2 se limita a reconocer el "derecho a la huelga de los trabajadores para la defensa de sus intereses".

Nada dice tampoco sobre una huelga de jueces la Ley Orgánica del Poder Judicial, de 1985, que sí reconoce este derecho al resto del personal de la Administración de Justicia.

A pesar de ello, muchos sostienen que no existen lagunas en el Derecho porque, donde éste calla, otorga.

"Hay un principio general que es que lo que no está prohibido, está permitido. Otra cosa será que se intente prohibir, pero creo que no sería ajustado a derecho", dice el profesor de Derecho Constitucional de la Universidad Complutense de Madrid Manuel Sánchez de Diego.

Por contra, Magdalena Nogueira, profesora de Derecho del Trabajo en la Universidad Autónoma de Madrid y ex letrada del Tribunal Constitucional, entiende que los jueces no tienen derecho de huelga: "No hay tal vacío legal, ya que la Constitución debe interpretarse teniendo en cuenta la voluntad del constituyente".

Esa voluntad, a su juicio, está en el artículo 127 de la Carta Magna, que prohíbe a los magistrados afiliarse a sindicatos y partidos políticos. Nogueira cree que si no hay derecho a sindicarse, no hay derecho a huelga, al ser éste último contenido esencial de la libertad sindical.

De la misma opinión es Javier Tajadura, profesor titular de Derecho Constitucional de la Universidad del País Vasco. "Efectivamente existe un aparente vacío legal por una negligencia del legislador, que no ha aprobado una ley orgánica que regule el derecho a huelga y tampoco la ha regulado en la LOPJ", dice este experto, que mantiene, no obstante, que "de la prohibición del derecho de sindicación se debe deducir la del derecho de huelga".

¿poder del estado?

Según el Título VI de la Constitución, "la Justicia emana del pueblo y se administra en nombre del Rey por jueces y magistrados integrantes del Poder Judicial, independientes, inamovibles, responsables y sometidos únicamente al imperio de la Ley". Sería difícil entender una huelga de parlamentarios o de ministros contra el Gobierno del que forman parte y, por extensión, de los jueces, si éstos se consideran Poder Judicial. El profesor Tajadura cree que de la propia Constitución se desprende que son titulares de un poder del Estado y señala: "El poder no puede hacer huelga porque no puede dejar de ejercerse. De ser así, el Estado quedaría en suspenso y debe tener una continuidad que sólo se garantiza mediante el ejercicio de los poderes públicos".

Para Sánchez de Diego, por el contrario, un juez es un trabajador que recibe un sueldo por prestar un servicio, y no un poder del Estado a título individual.

encaje constitucional

Alegan los jueces que la huelga es un derecho fundamental que no está cercenado para nadie, pero los derechos fundamentales no son "absolutos", sino que tienen su límite si chocan con otros. Así, ¿no entraría una huelga de magistrados en colisión con el derecho a la tutela judicial efectiva de los ciudadanos, al servicio del cual está la actuación de los primeros? Para Tajadura, esa tutela "no puede ser suspendida, porque no sería plena", por lo que la huelga es "inconcebible constitucionalmente". Sánchez de Diego opina, por el contrario, que el daño que provocará un día sin jueces nunca será comparable al perjuicio que ya sufren los ciudadanos por las deficiencias de la Justicia.

servicios mínimos

El CGPJ ha preferido no darse por enterado de la convocatoria y no fijar los servicios mínimos pedidos por los huelguistas, aunque los jueces están sometidos al régimen disciplinario del Consejo y pueden ser sancionados por éste por, entre otras cosas, abandono del servicio. Tajadura sostiene que no hay base para que el CGPJ tenga la última palabra y Sánchez de Diego defiende que el CGPJ debe fijar los servicios mínimos. Más allá de estas discrepancias académicas, en el ámbito político, todos los partidos están de acuerdo en que un juez es un poder del Estado y no puede hacer huelga, así que la del miércoles será una huelga sin ley.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios