Zapatero dice que no sabe si irá a Cuba tras anunciar la visita Moratinos

  • España "reestructurará" la deuda de la isla, estimada en unos 1.100 millones

Comentarios 5

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, medita si acepta o rechaza la invitación de su homólogo cubano, Raúl Castro, de visitar la isla en 2009, contradiciendo así el anuncio del ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, quien afirmó que iría en 2009 durante una comparecencia conjunta con su colega cubano, Felipe Pérez Roque. "Es un proyecto que está ahí y ya veremos en su momento si se consuma y cómo se consuma", aclaró Zapatero.

Moratinos había anunciado horas antes la disposición de Zapatero a viajar a La Habana en 2009 en respuesta al ofrecimiento que le hizo ayer el canciller cubano durante su visita oficial a Madrid.

La visita de Zapatero sería la primera de carácter oficial que haría un presidente del Gobierno español desde 1986, cuando lo hizo Felipe González.

José María Aznar estuvo en La Habana en noviembre de 1999 para asistir a la IX Cumbre Iberoamericana junto a los Reyes, para quienes también fue su primer viaje a este país.

El Ejecutivo de Zapatero ha acordado financiar con 24,5 millones de euros un plan de apoyo a la reconstrucción de las zonas afectadas por los huracanes Ike y Gustav, que han provocado pérdidas por valor de 3.600 millones de euros. Ese plan, que se desarrollará en los dos próximos años, lo concretará la secretaria de Estado de Cooperación Internacional, Soraya Rodríguez, en una visita que realizará a Cuba pasado mañana, precisó Moratinos.

Fuentes del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación avanzaron que el dinero se destinará principalmente a recuperar viviendas, centros de salud y colegios que los ciclones destruyeron, sobre todo en la isla de la Juventud, así como a aliviar las pérdidas registradas en el sector de la agricultura.

De hecho, Pérez Roque subrayó que los huracanes afectaron a medio millón de viviendas, "destrozaron 65.000" y "arrasaron un tercio de la superficie agrícola" de la isla.

Además de este plan de apoyo a la reconstrucción, el Gobierno ha accedido a la demanda cubana de reestructurar una parte de la deuda comercial que la isla ha acumulado con España y que algunas fuentes sitúan en torno a los 1.100 millones. Moratinos incidió en que se trata de una "reestructuración" y no de una condonación de la deuda, porque las autoridades cubanas quieren asumir el pago de la misma en cuanto les sea posible. Además, añadió el ministro, España ofrecerá a Cuba una línea de financiación a través de créditos a corto plazo para que la isla pueda hacer frente a todas sus necesidades.

Moratinos avanzó que la ayuda financiera de créditos oscilará entre los 50 a 100 millones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios