Zapatero se encomienda al PNV

  • CiU anuncia una enmienda a la totalidad a los Presupuestos que deja al PSOE al borde de la minoría

A dos días de la fecha límite para que los grupos presenten sus enmiendas a la totalidad del proyecto de ley de los Presupuestos Generales del Estado para 2009 y a una semana de que se produzca la primera votación sobre las cuentas públicas, las formaciones políticas partidarias de devolver el texto al Gobierno suman ya más diputados en el Congreso que el PSOE, que necesitará al PNV para revertir la situación.

La contrarreloj socialista arranca después de que CiU se sumara ayer a la lista de críticos con el texto tras anunciar que apoyará una enmienda a la totalidad. Después de una larga reunión en la que el portavoz socialista en el Congreso, José Antonio Alonso, intentó persuadir al portavoz de CiU, Josep Antoni Duran Lleida, para que diese su visto bueno a las cuentas, el líder catalán anunció que no apoyarán los Presupuestos porque son unas cuentas "irreales" y "sin perspectivas". "El proyecto no ha llegado a tiempo para asumir la crisis", afirmó el diputado catalán.

Duran admitió, no obstante, que continúa abierto al diálogo aunque, dijo, no quiere crear falsas esperanzas sobre la posibilidad de llegar a un acuerdo antes de la semana que viene. Duran reivindicó también que las cuentas incluyan medidas específicas contra la crisis y que resuelvan la financiación para Cataluña, una condición "prioritaria".

Conocida la posición de CiU, Alonso volcará todos sus esfuerzos en los próximos días para lograr atraerse el apoyo de los seis diputados del PNV. Con este objetivo, Alonso se reunió con el portavoz de los nacionalistas vascos, Josu Erkoreka, quien puso precio a su respaldo a los Presupuestos. Así, Erkoreka pidió a Zapatero que "haga valer su autoridad" y su "ascendente" en el Ejecutivo y consiga "desbloquear los obstáculos insalvables": la transferencia de las competencia en I+d+I y las políticas activas de empleo al País Vasco.

Tampoco la reunión entre Zapatero y Rajoy de la víspera sirvió para cambiar la postura del PP de rechazo a las cuentas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios