Zapatero niega un cambio de rumbo en su política económica

  • El presidente dice ante el Senado que la reducción del gasto público es "exigente pero no indiscriminada", porque no afectará a la dependencia, la educación o el I+D+i.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, aseguró este martes que no hay ningún cambio de rumbo en su política económica, que mantiene el objetivo de avanzar hacia la recuperación y de cambiar el modelo productivo con el compromiso de preservar la cohesión social.

"Lamento (decir) a quienes vienen hablando de giro o cambio de rumbo, sencillamente es incierto", subrayó Zapatero en la sesión de control del Senado, donde tuvo que dar explicaciones sobre los planes de austeridad del Gobierno para reducir el elevado déficit público.

Un déficit que, señaló el presidente, se ha debido al "aumento extraordinario del gasto público" que fue necesario en 2009 para afrontar la crisis, y sin el cual los efectos de ésta habrían sido "más negativos".

En su respuesta al senador de Entesa Ramón Aleu, Zapatero apeló a la "credibilidad" que su Gobierno mostró entre 2004 y 2008 al lograr superávit presupuestarios en todos los ejercicios para asegurar que conseguirá, del mismo modo, reducir el déficit público al 3% del PIB en 2013, como manda la Comisión Europea.

Apuntó asimismo que la reducción del gasto que se plantea hasta 2013 es "exigente pero no indiscriminada", porque no afectará, reiteró, a la dependencia, la educación o el I+D+i, y seguirá buscando preservar la cohesión social.

Zapatero insistió en la necesidad de que también se impliquen en la austeridad las administraciones autonómicas y locales: "con la contención del Estado no basta, es necesario que todos arrimemos el hombro en la reducción del déficit", añadió.

Recordó en este sentido que el Gobierno propondrá al Consejo de Política Fiscal y Financiera un acuerdo marco sobre la sostenibilidad de las finanzas públicas.

"Esperamos que todas las comunidades autónomas asuman lealmente el compromiso de recuperación presupuestaria, estoy convencido de que se asumirá", agregó el presidente.

Por otro lado, y en respuesta al portavoz de CiU en el Senado, Jordi Vilajoana, Zapatero reiteró que el desplome que la Bolsa española registró la semana pasada es en realidad un normal reajuste después del "gran despegue" del mercado de valores de 2009, año en que se revalorizó un 28 por ciento por encima de los mercados del Reino Unido, Francia, Alemania, Italia o EEUU.

Aseguró que el proceso de cambio del sistema financiero y de posicionamiento de las diferentes monedas está provocando un aumento de la especulación para obtener ganancias en el corto plazo, si bien subrayó que no hay que perder de vista que se trata de algo coyuntural.

No obstante, reconoció que existe preocupación en los mercados sobre la evolución de la deuda pública de "algún país del euro", aunque dejó claro que el Gobierno español "apoya y es solidario con todos los países de la zona euro tengan las dificultades que tengan".

En lo que respecta a la percepción que los mercados tienen de la economía española, opinó que para generar credibilidad sobre su fortaleza y solvencia es necesario recordar que España tiene una deuda 20 puntos por debajo de la media europea y el PIB y la renta per cápita más altas de la historia, además de ser un país fuerte que "sabe reducir su déficit".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios