Una alcaldesa del PNV dimite al negarse a que ondee la bandera nacional en el Ayuntamiento

La alcaldesa de Mungia (Vizcaya), Izaskun Uriagereka, del PNV, dimitirá el próximo viernes después de que el Tribunal Constitucional (TC) no admitiera a trámite un recurso de amparo del Ayuntamiento contra un dictamen judicial que le obliga a colocar la bandera española en la fachada consistorial.

Uriagereka declaró ayer que dimite "con gran dolor" por "la injerencia antidemocrática" que supone la obligación de colocar la bandera española. "Siento mucho -agregó- no haber podido cumplir con el compromiso de mi pueblo de llegar hasta el final de este mandato y que haya sido por un intento de humillar a todo un pueblo con la colocación de una bandera que no es la nuestra y que por una ley vetusta y obsoleta nos la imponen".

El Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV) dictaminó en septiembre la obligación de colocar la bandera en la fachada consistorial, y el Ayuntamiento presentó un recurso ante el TC acogiéndose a la "objeción de conciencia" y al "derecho a la libertad ideológica", pero esta iniciativa no fue admitida a trámite.

Ante su negativa a instalar esta enseña, la alcaldesa explicó que el delegado del Gobierno, Carlos Urquijo, había solicitado al Juzgado que exigiera la ejecución forzosa de la sentencia del TSJPV, bajo la amenaza de imputación por un delito de desobediencia, lo que entrañaría consecuencias penales.

La alcaldesa se mostró convencida de que el pueblo de Mungia rechaza la bandera española, porque es "de los pocos" donde el PNV ha venido gobernando con mayoría absoluta. " De los 17 ediles actuales, 14 somos abertzales (del PNV y EH Bildu), lo que interpreto como una clara voluntad de este pueblo de que no quiere la bandera española".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios