Estar en paro, atenuante en un juicio por quemar una efigie del Rey

  • El juez declaró el juicio visto para sentencia después de que el fiscal rebajase a la mitad su petición de multa para dos independentistas gallegos.

Comentarios 7

El fiscal de la Audiencia Nacional, Pedro Martínez, rebajó a la mitad su petición de multa para dos independentistas gallegos, Santiago Méndez y Alejandro Bolíbar, acusados de quemar una figura del Rey, al tener en cuenta como atenuante que ambos se encuentran en paro. De este modo, la Fiscalía solicita el pago de una sanción de 1.800 y 2.700 euros respectivamente al considerarles culpables de un delito de injurias contra el Rey. El juez encargado del caso, José maría Vázquez Honrubia, declaró el juicio visto para sentencia por lo que no se conocerá la sanción hasta dentro de varios días.

Durante el juicio, celebrado en la Audiencia Nacional, Bolívar reconoció los hechos -ocurridos en Vigo el día de la Constitución de 2007- y aseguró que fue él en solitario quien se ocupó de elaborar, ocultar, transportar y quemar la efigie dado que se considera "independentista y republicano"  y por tanto ejerce "la lucha contra el Estado español y la monarquía". En su declaración, añadió que, no obstante, no le movía ningún odio personal hacia el Rey. "No odio al Rey, si se llamara José Luis hubiera hecho lo mismo, actué contra la monarquía, no contra una persona en concreto", destacó el acusado.

Por su parte, Méndez, al que el fiscal considera coautor de los hechos, negó  cualquier implicación  en la quema e indicó que, a pesar de que se encontró con el otro acusado en la marcha y transportó durante un momento el carro en el que se encontraba la figura destinada a la quema, desconocía  su contenido. "Alejandro me dijo que era una sorpresa", añadió. Méndez acudió a la manifestación con sus tres hijas de 6, 3  y 1 años y reconoció que recogió  el carro  una vez  terminada la protesta y se lo llevó consigo para "no dejarlo allí tirado".

Los dos acusados fueron detenidos poco después de la marcha  tras haber sido seguidos por tres agentes del servicio de información de la Policía, que observaron los hechos vestidos de paisano. los agentes defendieron en la vista oral que fueron dos personas las que participaron en la acción, teoría que defiende también el Ministerio Público, que considera que ambos acusados son co-autores de un delito de injurias contra el Rey. Sin embargo, la Fiscalía cree que la situación personal de los acusados, ambos sin trabajo, debe servir como atenuante en la pena, por lo que ha reducido a la mitad la pena que se pide en estos casos. De este modo, solicitan que Méndez  pague una indemnización de 1.800 euros, mientras que la sanción de Bolíbar ascenderá a 2.700.

En cuanto al abogado defensor, Guillermo Presa, pide  la absolución de sus cliente, poniendo de manifiesto en su informe, que éstos actuaron bajo la protección de la libertad ideológica, sin la cual "no serían posibles  los valores jurídicos ni la constitución del Estado de derecho". Destacó, además, que en el caso de Méndez "no existe prueba suficiente" para considerarle culpable de los hechos.

Los acusados acudieron a la Audiencia Nacional acompañados por varias decenas de simpatizantes independentistas de la asociación Causa Galiza que llevaron a cabo una protesta en la calle Génova de Madrid, ante la Audiencia Nacional, durante el desarrollo de la vista. 

De este modo, los participantes desplegaron una gran pancarta con la leyenda 'Galiza non ten Rei' y ondearon banderas independentistas gallegas. Gritaron, además, proclamas a favor de la República gallega.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios