Los presos centran el debate en el primer aniversario del alto el fuego de ETA

  • Ayer se cumplió un año desde que la banda terrorista anunciara su cese de la violencia.

Ayer, 10 de enero, se cumplió un año desde que ETA anunciara en un comunicado un alto el fuego permanente, corroborado después el 20 de octubre con su cese definitivo, a partir del cual la situación de los 700 presos de la banda terrorista centra el debate.

El 10 de enero del 2011, en un comunicado publicado en Gara y fechado dos días antes, ETA declaró un alto el fuego "de carácter general" y "verificable internacionalmente", como compromiso con un "proceso de solución definitivo y con el final de la confrontación armada".

A pesar de este anuncio, en los meses posteriores todavía hubo terrorismo: el 10 de abril, un gendarme francés resultó herido de bala en un tiroteo con dos etarras, que fueron detenidos. También se interceptó el 17 de junio a Iñaki Domínguez con una maleta llena de componentes electrónicos de los que se emplean en la fabricación de explosivos. Otros etarras arrestados en el último año han sido el miembro de la dirección Gregorio Jiménez, alias el Pistolas, Alejandro Zobaran- uno de los jefes militares-, o Mikel Oroz, responsable de explosivos.

Fuera del terrorismo, lo más destacado fue que el regreso de la izquierda abertzale a las urnas: en las elecciones locales del 22 de mayo ETA la coalición Bildu se hizo con el poder en el ayuntamiento de San Sebastián y la diputación de Guipúzcoa.En las elecciones generales, la marca Amaiur consiguíó siete diputados

Pasado el verano se intensificó la presión para que ETA confirmara el abandono de la violencia, incluida la adhesión del colectivo de presos al acuerdo de Guernica, un texto que pedía a ETA un alto el fuego permanente y unilateral.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios