Los comicios autonómicos abren el Senado al partido de Iglesias

  • Las elecciones de Andalucía en marzo o Cataluña en septiembre permitirían la llegada de Podemos

Las elecciones autonómicas que se celebran este año abren la puerta a la llegada por primera vez de Podemos a las Cortes Generales, en concreto, al Senado, ya que los nuevos parlamentos deberán renovar a los senadores autonómicos.

La Cámara Alta está compuesta por senadores elegidos por los ciudadanos en las elecciones generales y por otros de designación autonómica. Ésta es la vía por la que el partido de Pablo Iglesias podría obtener en meses escaños en el Senado, si logra representatividad suficiente en las distintas cámaras autonómicas que se van a renovar.

La primera, la andaluza, el próximo 22 de marzo. Este parlamento cuenta con 109 escaños y envía al Senado a nueve representantes, que se reparten los partidos políticos de forma proporcional al tamaño de sus grupos parlamentarios.

En esta legislatura, el PP ha tenido cuatro senadores, el PSOE otros cuatro e IU uno, distribución que puede cambiar según sea el resultado de las próximas autonómicas.

Tras las andaluzas, llegarán en mayo las elecciones en otras 13 autonomías y en septiembre, las catalanas. En todos sus parlamentos se repetirá el proceso del andaluz.

En buena parte de los casos, el número de escaños en disputa es de dos o tres, por lo que un resultado electoral apretado puede complicar el reparto y obligar a pactos. Eligen dos senadores autonómicos en Aragón, Asturias, Baleares, Extremadura y Murcia, y tres en, Castilla-La Mancha, Castilla y León y Canarias; en la Comunidad Valenciana se designan seis, en Madrid son siete y en Cataluña, ocho. La Rioja, Cantabria y Navarra envían a un solo representante.

Lo habitual hasta ahora es que PP y PSOE se repartan los escaños al ser los mayoritarios. Las excepciones han sido Asturias, Navarra, Canarias y Cataluña, por la presencia de grupos regionalistas o nacionalistas.

El Reglamento del Parlamento de Andalucía no establece plazos para este proceso. Tras las autonómicas de 2012, que tuvieron lugar el 25 de marzo, los nuevos senadores llegaron a la Cámara Alta a primeros de junio. En cuanto a los senadores del resto de parlamentos, la mayoría llegó hace cuatro años entre los meses de junio y julio, es decir, que a la vuelta del verano iniciaron su actividad ordinaria.

En cualquier caso, no les durará mucho el estreno de escaño porque para finales de año están previstas las elecciones generales, lo que significa que el Congreso y el Senado se disolverán en otoño, presumiblemente en octubre.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios