El juez cree que la constructora Copisa pagó "comisiones y pagos ilegales" a Jordi Pujol Ferrusola

  • El magistrado dice que respondieron a gestiones realizadas por él o su "entorno más próximo".

Comentarios 1

José de la Mata, juez de la Audiencia Nacional, sostiene que la constructora Copisa pudo satisfacer comisiones y pagos ilegales al hijo mayor del ex presidente de la Generalitat de Cataluña, Jordi Pujol Ferrusola, "en contraprestación a gestiones realizadas por el investigado o su entorno más próximo para beneficiar a aquellas empresas". Así consta en un auto en el que el magistrado, que investiga a Pujol Ferrusola y su esposa por el cobro de comisiones ilegales a cambio de su mediación en adjudicaciones públicas, rechaza la petición de archivo solicitada por el directivo de Copisa Xavier Tauler, que está imputado en esta causa por fraude fiscal, blanqueo de capitales y falsedad documental.

El juez señala que, según los indicios que constan en la investigación, las sociedades de Jordi Pujol jr generaron desde 2004 "un patrimonio no irrelevante" que, en contra de lo apuntado por el responsable de la constructora, no se debió a servicios de intermediación en la puesta en marcha de negocios sino que "encubrirían comisiones" de, entre otros, el Grupo Copisa. Las aportaciones de la constructora a las empresas de Pujol Ferrusola, que alcanzaron los 3,59 millones de euros entre 2005 y 2009, según un informe de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de junio de 2014, constituyen, según De la Mata, indicios suficientes de la participación de Tauler en "hechos que pudieren ser racionalmente constitutivos de delito".

El juez De la Mata rechaza el archivo de las actuaciones apuntando que la investigación se encuentra actualmente en un estado embrionario y que no concurre "ninguna circunstancia extraordinaria que determine el sobreseimiento" de las actuaciones. Por el contrario, apunta que sí existen "indicios de criminalidad" contra el imputado.

Tauler, que declaró el 12 de noviembre de 2014 ante el primer instructor del caso, Pablo Ruz, alegó en su recurso que los pagos a dos empresas del hijo del ex presidente se debieron a su "intermediación en una serie de operaciones mercantiles desarrolladas en el ámbito exclusivamente privado", por lo que él no incurrió en conducta delictiva. En el escrito en el que solicitaba el archivo de la causa, el directivo de Copisa apuntaba a más de cuarenta operaciones, algunas de ellas en Centroamérica y África, de las que únicamente fructificaron nueve.

Según el directivo, Pujol Ferrusola cobraba entre el 1% y el 3% de la operación por "proporcionar la información para introducir al grupo en una operación determinada", relativa a operaciones en el mercado y datos de las personas de contacto. Así, el imputado colaboró con Copisa en operaciones inmobiliarias en Ronda (Málaga), L'Hospitalet de Llobregat, Terrasa (Barcelona) y Palamós (Gerona), la venta de dos empresas y tres plantas fotovoltaicas en Ciudad Real, la compra de unas oficinas en Madrid y la ampliación de una refinería en Cartagena (Murcia).

El magistrado señala que, tal y como quedó claro en las declaraciones testificales practicadas en noviembre pasado, los clientes finales de varias de estas operaciones desconocían que en las mismas hubiese intermediado el mayor de los Pujol Ferrusola. En la denominada operación Ronda, además, el hijo del expresidente habría facilitado las operaciones entre empresas del propio Grupo Copisa y habría percibido una comisión de medio millón de euros por mediar en la venta de una de una sociedad que ya pertenecía al comprador. El hijo mayor del expresidente de la Generalitat de Catalunya declaró el pasado 15 de septiembre de 2014 ante el juez y negó la acusación de su exnovia María Victoria Álvarez de haber llevado bolsas repletas de billetes de 500 euros a bancos de Andorra: "La gente no va por la vida así", aseguró, según fuentes de su defensa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios