El desacuerdo sobre la cadena perpetua lastra la reforma del Código Penal

  • Ningún grupo parlamentario apoya la propuesta del Partido Popular de establecer la "prisión permanente revisable" · Mayor consenso existe en la necesidad de reformar la Ley del Menor

Comentarios 1

La reforma del Código Penal se encuentra en un momento difícil ante la imposibilidad de alcanzar un acuerdo entre todos los grupos parlamentarios en algunos temas especialmente sensibles como la reforma de la Ley del Menor o la introducción de nuevas medidas punitivas para algunos casos especialmente graves como los delitos terroristas.

Ante esta situación, el plazo para la presentación de enmiendas ha debido alargarse hasta mañana y no se descarta que tenga que prolongarse al menos hasta final de mes. El ministro de Justicia, Francisco Caamaño, y los portavoces de esta materia en el Congreso de los Diputados analizaron en Santiago de Compostela el proyecto de reforma del Código Penal que se tramita en el Congreso y, además de coincidir en la conveniencia de actualizar la legislación a nuevos delitos, asumieron la necesidad de introducir también retoques en la Ley del Menor "en algunos aspectos".

Todos los partidos con representación parlamentaria compartieron la necesidad de reformar la Ley del Menor, una norma que, según apuntaron las fuentes consultadas, ha quedado "obsoleta en poco tiempo". Sin embargo, este asunto no logró reunir el consenso de los grupos en cuanto a la forma de llevar a efecto esa mejora. El PP ya propuso que los delincuentes menores pudieran ingresar en prisión al cumplir los 18 años para cumplir el resto de la pena, una posibilidad que ya se contempla en la ley de 2006 pero cuya aplicación es casi nula.

Los partidos reconocen también la necesidad de reformar el tratamiento punitivo para determinados fenómenos delictivos de nuevo cuño que la última reforma del Código Penal no supo prever.

El proyecto del Gobierno ya recoge una revisión global del Código de 1995 pero en los últimos tiempos han surgido nuevas iniciativas al hilo de la actualidad. Entre otras cosas, el PP llegó a proponer medidas accesorias posteriores a la condena, como la vigilancia de terroristas excarcelados. En esta materia se mantiene la distancia existente entre el PP y el resto de grupos parlamentarios, discrepancias que se agravan al discutir medidas próximas a la cadena perpetua o lo que el principal partido de la oposición ha definido como "prisión permanente revisable".

Ante este panorama, todos los grupos parlamentarios han acordado ampliar hasta mañana el plazo de presentación de enmiendas a la reforma del Código Penal. Pero, además, el ministro de Justicia se ha reunido por separado o lo va a hacer con cada uno de los grupos parlamentarios para poder acercar posiciones sobre éstos y otros asuntos.

No obstante, las posibilidades de consenso entre el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero y el partido de Mariano Rajoy van a ser "muy complicadas" porque las posiciones de socialistas y populares en este sentido son "manifiestamente contrarias". De hecho, y con respecto a la pretensión del PP de introducir el debate sobre la cadena perpetua revisable, el presidente del Gobierno ya tachó esa iniciativa de "oportunista".

También el resto de partidos con representación parlamentaria, a excepción de Unión, Progreso y Democracia (UPyD), han criticado la idea de los populares, a los que acusan de haber aprovechado los casos de Marta del Castillo y Sandra Palo para rescatar el debate sobre la cadena perpetua, la cual, según han venido recalcando, no tiene cabida en la Constitución.

Además del Código Penal, la Comisión de Justicia del Congreso de los Diputados habrá de acometer este semestre la reforma del Registro Civil que ya ha terminado de diseñar el Gobierno.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios