Dos diputados del PP murciano rompen la disciplina de voto

  • Luz verde del Congreso a la tramitación del Estatuto de Castilla-La Mancha

Comentarios 1

El pleno del Congreso de los Diputados aprobó ayer por 315 votos a favor y 3 votos en contra, entre ellos dos diputados del PP por Murcia, la toma en consideración de la propuesta de reforma del Estatuto de Autonomía de Castilla-La Mancha.

Los votos en contra procedieron de los diputados del PP por Murcia Arsenio Pacheco y Alberto Garre, junto con la parlamentaria de UPyD Rosa Díez.

Esta reforma estatutaria, que salió de las Cortes Regionales de Castilla-La Mancha con el beneplácito de PSOE y PP, pone fecha a la derogación del trasvase del Tajo-Segura en el año 2015, lo que ha causado un tremendo malestar en la Comunidad Valenciana y en Murcia.

Un descontento que ha desembocado en que los dos diputados del PP citados rompieran la disciplina de voto y mostrasen públicamente su discrepancia al oponerse a la toma en consideración de este texto. Tras la votación, Pacheco confesó que había roto la disciplina de voto "con mucho dolor" y recordó que tanto él como su compañero han defendido siempre el agua para la Región de Murcia. "En conciencia y en coherencia con lo que hemos luchado durante tantos años, hemos llegado a esta situación", explicó el diputado popular.

La presidenta del PP de Castilla-La Mancha y secretaria general de su partido, María Dolores de Cospedal, eludió pronunciarse sobre la fuga de los dos votos.

Durante el debate en la Cámara Baja, el diputado del PP por Toledo Arturo García-Tizón llamó "insolidario" al presiente de Castilla-La Mancha, el socialista José María Barreda, al que acusó de utilizar un tono "provocador" y de poner en riesgo la unanimidad con la que el texto fue aprobado en Castilla-La Mancha.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios