Uno de cada tres emigrantes empujados al exterior por la crisis es ingeniero

  • Un estudio del Real Instituto Elcano muestra que casi la mitad de los que se marchan no ven ningún futuro en España

La mitad de los emigrantes españoles que se han marchado del país durante la crisis económica decidieron buscar suerte en otro lugar porque en España no veían ningún futuro, conforme un estudio elaborado por el Real Instituto Elcano difundido ayer, que muestra que un tercio son ingenieros.

El trabajo recoge los resultados de una encuesta realizada a 1.182 personas nacidas en España que han emigrado al extranjero después del año 2007. Preguntados por sus razones para abandonar el país, las respuestas más reproducidas fueron la falta de futuro (48%), el objetivo de mejorar la formación (32%) y el paro (30%).

Además, un 19% marcó que estaba trabajando pero sin posibilidades de mejorar profesionalmente (19%) o con un salario "muy bajo" (14%) o que tenía en España una calidad de vida "mala" (14%). El 27% dijo que se marchaba para probar una nueva experiencia, conforme los resultados del estudio.

El trabajo del Real Instituto Elcano indica que siete de cada diez emigrados están trabajando y un 6% estudia, mientras que un once por ciento de los que se marcharon, el 91% de los cuales tienen un título universitario -el 31% de ingeniería-, siguen aún en búsqueda de empleo.

No en vano, encontrar trabajo es uno de los tres principales problemas en el país de destino que refieren los emigrantes, junto al idioma (48%) y encontrar alojamiento (29%).

La sobrecualificación ha supuesto un problema para el 19% y el reconocimiento de la titulación lo ha sido para el 14%. Un 18% dijo que no había encontrado dificultades.

En cuanto a los ingresos, el estudio arroja una "gran heterogeneidad", pues el grupo más amplio (21%) gana entre 1.000 y 2.000 euros al mes, pero hay un 11% de españoles en el extranjero sin ingresos, un 13% de mileuristas y un 15% que está percibiendo un salario por encima de los 4.000 euros mensuales.

Otro de los datos que refiere el estudio tiene que ver con la movilidad. El 49% de los emigrantes españoles ya habían emigrado antes a otro país y un 22% tiene planes de hacerlo.

Un 32% planea estar fuera entre uno y cinco años y después regresar a casa, mientras que un 30% cuenta con quedarse al menos cinco años más.

La Policía marroquí detuvo entre el jueves y ayer a 49 emigrantes ilegales que se disponían a viajar hacia España en seis pateras, según un comunicado emitido ayer por la Wilaya (gobierno civil) de Tánger.

Como viene siendo habitual en los últimos días, los emigrantes, supuestamente de procedencia subsahariana, fueron detenidos en distintos puntos del litoral entre Tánger y Castillejos (al sur de Ceuta).

Desde hace dos semanas, la Wilaya de Tánger está haciendo pública una campaña de redadas policiales que tienen lugar a diario a lo largo de toda la costa del estrecho, separadas de España por una distancia menor de 20 kilómetros, y de las que salen tradicionalmente la mayor parte de las pateras.

Los comunicados no ofrecen detalles ni sobre la nacionalidad de los detenidos ni su destino posterior, aunque es práctica habitual que sean conducidos a la frontera argelina, desde la que supuestamente entraron clandestinamente a Marruecos.

El ministro delegado (viceministro) del Interior, Charki Drais, dijo el jueves en el Parlamento que las fuerzas de seguridad han abortado 19.500 "tentativas de emigración ilegal", supuestamente hacia España, desde principios de año y hasta mitad de octubre, lo que da una media de casi setenta al día.

Más de las tres cuartas partes (15.540) eran extranjeros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios