Un etarra se entrega en un hospital en Francia por una herida de bala en una mano

  • La Guardia Civil localiza un zulo de ETA en Alicante con 10 kilos de material para explosivos

La gendarmería francesa detuvo

ayer en la localidad gala de Lescun, al suroeste de Francia, a un presunto miembro de ETA que se entregó a funcionarios policiales con una herida de arma de fuego en una mano.

El presunto etarra detenido se identificó en el hospital de Oloron, donde fue trasladado por la gendarmería gala, como Ibai Suescún González, según precisaron a Europa Press fuentes de la lucha antiterrorista.

Ibai Suescún González se encontraba huido desde octubre del año pasado, cuando logró eludir una operación contra la kale borroka desarrollada en Navarra en la que sí fue detenido su hermano mellizo, Gorka, junto a otras tres personas.

Las mismas fuentes añadieron que Ibai Suescún nació en la localidad navarra de Larraga el 12 de octubre de 1985, por lo que tan sólo cuenta con 23 años.

También en clave antiterrorista, agentes de la Guardia Civil hallaron un zulo de ETA en la localidad alicantina de Confrides, próxima a Benidorm, después de recibir el aviso de un ciudadano que lo descubrió, según informaron fuentes del instituto armado, que añadieron que el material encontrado no sería antiguo, dado que estaba muy conservado.

En concreto, este escondite de la banda albergaba seis temporizadores con el anagrama de la organización terrorista, diez detonadores, cuatro comprobantes circuito, diez kilos de amonal o amosal y cinco metros de cordón detonante. Todos estos materiales se encontraban en el interior de un bidón de 80 centímetros de alto y 30 centímetros de diámetro, según precisaron las mismas fuentes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios