Los etarras tenían fotos, planos y turnos del cuartel de Zahara

  • Interior cree que la banda terrorista "pensaba hacer algo parecido al atentado del pasado verano en Mallorca" · En el viejo acuartelamiento costero viven con los guardias cuatro niños y dos mujeres

El Ministerio del Interior informó ayer telefónicamente a los alcaldes de Barbate y de Tarifa que habían encontrado en los ordenadores intervenidos a los etarras detenidos la pasada semana en Portugal fotos, planos, mapas y turnos de servicio de los guardias civiles destinados en la pequeña casa cuartel de Torre Plata, situada a unos pocos metros del inicio de la playa de Atlanterra, junto a la pedanía barbateña de Zahara de los Atunes, un pueblo casi fantasma en invierno y un hervidero de turismo y caras famosas en verano. Junto a esta documentación, los etarras también tenían horarios de autobuses de la zona. Fuentes del Ministerio de Interior manifestaron ayer a este medio que "estamos casi seguros de que pretendían hacer algo allí, posiblemente una acción parecida a la del verano pasado en Mallorca". Los terroristas asesinaron a dos jóvenes guardias destinados al cuartel de Calviá adosando una bomba lapa a un todoterreno.

El cuartel de Zahara de los Atunes es un pequeño complejo de tres casitas adosadas, con tejados a dos aguas, situado casi a pie de playa, en el que se encuentran destinados una decena de guardias civiles, aunque sólo cuatro viven allí. Dos de ellos lo hacen con su mujer y sus hijos. Son cuatro niños los que residen en este lugar. El sindicato de la Guardia Civil AUGC pidió ayer el cierre inmediato de estas instalaciones por su falta de seguridad. El cuartel cuenta con una reja que protege el perímetro. Junto a esta verja, un caminito de tablas de madera da acceso a la playa. A unos cien metros hay un aparcamiento, totalmente desierto en temporada baja -ayer sólo había aparcados un camión y una excavadora-, pero que se llena en verano. Muy cerca, a otros cien metros, se encuentra el primer complejo hotelero de Atlanterra, el hotel Antonio, y al otro lado, casi tocando con el aparcamiento, los unifamiliares de Residencial Las Palmeras, ya dentro de Zahara de los Atunes. Igualmente, la urbanización estaba prácticamente desierta ayer, pero los incontables carteles de Se Alquila dan una idea de su potencial en temporada alta. Hay un proyecto de construir un acuartelamiento más moderno en la cercana zona de La Tahona, pero en el terreno cedido por el Ayuntamiento de Tarifa ni siquiera se adivina la obra.

El alcalde de Tarifa, Miguel Manella, y el de Barbate, Rafael Quirós, confirmaron ayer que habían recibido la llamada de altos responsables del Ministerio del Interior, en la que se les anunció que "ETA tenía como objetivo atentar contra la vieja casa cuartel", localizada en la zona de Torre Plata en Atlanterra y dentro del término municipal de Tarifa. Según informaron a Manella, "en el municipio de Óbidos, donde se demanteló el apartamento franco que tenían como guarida los teroristas, también había amplia información sobre vías de acceso y escape de la zona". Zahara de los Atunes, como tal, es una ratonera. Se sale de ella hacia el oeste por una sinuosa carretera que atraviesa el Retín, terrenos que son de titularidad del Ministerio de Defensa, y hacia el este otra carretera comarcal lleva a Tarifa -a 45 kilómetros- atravesando la zona turística de lujo Atlanterra, muy frecuentada por turistas alemanes. Algunos de ellos residen todo el año allí.

Según el alcalde de Tarifa, lo planificado por ETA podría haberse convertido en "una auténtica barbarie. Por fortuna, el excelente trabajo de las Fuerzas de Seguridad del Estado, unido a las excelentes relaciones y cooperación internacional, han frustrado un más que posible atentado que hubiera golpeado duramente no sólo a nuestra población sino al conjunto de la ciudadanía española". Resaltó, además, que los numerosos alquileres irregulares que se llevan a cabo en muchos de los más de 3.000 apartamentos que se concentran en Atlanterra "suponen una dificultad añadida para controlar la población flotante del lugar, además de una competencia desleal para la infraestructura hotelera creada en torno a Atlanterra".

Las noticias de las intenciones de ETA no han provocado ni activado ningún protocolo de seguridad que no estuviera ya en marcha como consecuencia de las pesquisas halladas en Óbidos. El alcalde ha querido tranquilizar a la población recordándoles la eficacia demostrada por los agentes de las Fuerzas del Orden Público, "que no descansan velando en todo momento por nuestra seguridad", dijo.

El alcalde Barbate se limitó a mostrar su sorpresa por las intenciones de la banda, después de recibir la información oficial de lo hallado entre la documentación de los etarras. Los abundantes explosivos encontrados en lo que parecía ser una nueva fábrica de la muerte de la banda asesina hacen pensar a Interior en dar "un golpe de fuerza". Los preparativos debían estar avanzados, ya que la información sobre la zona tenía ya más de un año y era muy exhaustiva. Otro de los objetos encontrados era un móvil que tenía una etiqueta en la que se leía Cádiz y que, al parecer, había sido adquirido con DNI falso en una tienda del centro de la ciudad en noviembre de 2008.

El secretario general del PSOE de Cádiz y presidente de la Diputación, Francisco González Cabaña, agradeció "la labor de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado que una vez más han abortado las intenciones de ETA de atentar contra la ciudadanía. ETA está cada vez más debilitada por lo que debemos mantener la calma y, sobre todo, la unidad de todos los partidos políticos y de la sociedad en la lucha contra la lacra terrorista".

Por otro lado, la Policía sigue buscando a los dos etarras huidos de Portugal y cree que podrían estar ocultos en alguna zona del País Vasco. De igual modo, se conoce que los dos etarras podían llevar hasta dos años en Portugal planificando un comando operativo. Hay pruebas documentales de que uno de los huidos, Oier Gómez, fue el mismo que alquiló en el verano de 2008 en el sur de Portugal un Fiat 1 que posteriormente apareció abandonado en Salamanca con un artefacto explosivo que nunca llegó a explotar. La Policía portuguesa cree que los dos huidos eran los dos responsables que el ex jefe militar, Txeroki, había designado para establecer estructura en Portugal con la ayuda de los dos detenidos en el país luso, Garikoitz Garcia e Iratxe Yañez, después de intentar transportar una furgoneta cargada de explosivos de Francia a Portugal a través de Zamora.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios