Foro de cádiz

"Los fanáticos tratan de que las víctimas sean invisibles"

  • Pagazaurtundúa cree que los atentados sólo son la punta del icebeg de un fanatismo "muy complejo"

Comentarios 3

"Para los fanáticos es vital que las víctimas sean invisibles". Quien dice estas palabras sabe bien de qué habla, como dice ella tiene una experiencia empírica con nombres y apellidos. Maite Pagazaurtundúa, presidenta de la Fundación Víctimas del Terrorismo, intervino en la noche de ayer en el Casino Gaditano en el Foro de Cádiz, una iniciativa integrada por la propia entidad anfitriona, Cajasol y el Grupo Joly.

Pagazaurtundúa dio una conferencia apolítica y trató de desgranar cómo es el fanatismo, qué le mueve y cómo se puede luchar contra ellos: "Los atentados sólo son la punta del iceberg. Por debajo está el fanatismo que lo sustenta, que es mucho más complejo".

La actual presidenta de la Fundación Víctimas del Terrorismo y ex parlamentaria vasca por el PSOE tiene muy claro que "hay que tener tolerancia cero" con el fanatismo: "Hay que ser tolerantes con los tolerantes".

En este sentido, considera un "gran error" la tesis de aquellos que creen que "siendo amables con los fanáticos, estos dejarán de serlo". La conferencia de Maite Pagazaurtundúa se apoyó en numerosas citas de algunos autores que han tratado de desgranar este fenómeno. Uno de ellos es el escrito guipuzcoano Ángel García Ronda, que en su libro La respuesta dijo que el vasco "es un país de pupilas y tímpanos inútiles". Pagazaurtundúa considera que "si no se hace frente a ellos se crea un tejido de cobardía, de ciénaga que es muy difícil después quitar".

Pero la pregunta del millón es: ¿cómo se les hace frente? Entre otras cosas conociendo sus estrategias de poder: "Los fanáticos buscan el poder social a través del miedo y de la propaganda" y además, "intenta que sea no democrático". Asimismo, también dijo que era un "error" hacerles concesiones.

Otra de las cuestiones que describió ayer sobre el comportamiento de los fanatismos que imperan en movimientos terroristas como el etarra es que tienen "un afán de dominio absoluto", donde el miedo juega un papel fundamental: "Cuando deciden hacer una huelga general, nadie se atreve a abrir una tienda porque se la pueden quemar. Pero ellos van más allá. En sus asambleas tratan de saber quiénes lo hacen porque lo sienten y quiénes no".

Por otra parte, la presidenta de la Fundación Víctimas del Terrorismo manifestó ayer en su charla en el Casino Gaditano que los fanáticos "utilizan técnicas de adoctrinamiento y reclutamiento de sectas destructivas". Además, otro de los rasgos característicos que se repiten en este tipo de personas es sorprendente: una carencia absoluta de sentido del humor.

A Maite Pagazaurtúndúa le cambió la vida un día del año 2003, cuando su hermano Joseba fue asesinado. Ya lo sabía pero entonces lo entendió más: "Menosprecian la identidad humana de las víctimas y, además, no tienen sentido de la culpa". Sin embargo, tiene muy claro que el comportamiento de los que han sufrido en sus carnes el terrorismo en cualquiera de sus expresiones "ha sido ejemplar en España, porque ha ganado el sometimiento a la ley al deseo primario de la venganza".

Para hacer frente hacen falta varios factores. Por un lado "la actuación de la Justicia, por otro que la sociedad afee la conducta de los fanáticos y por último que haya unas condiciones ambientales para que estas personas puedan evolucionar". Pagazaurtundúa cree que "el País Vasco necesita un discurso de respeto a la ley".

La ex política vasca añadió que si a las víctimas se les dejara acceder al sistema educativo podría ayudar a minimizar los pensamientos primarios de los fanáticos y finalizó diciendo que "es una solemne estupidez pensar que para acabar con el terrorismo político no debe haber vencedores ni vencidos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios